Tras recibir una prodigiosa asistencia de taco de su capitán Julian Draxler, Kerem Demirbay se perfiló en el borde del área, levantó la mirada y la puso en la escuadra.