El centrocampista mexicano no se lo pensó dos veces y armó su diestra para mandar la pelota fuera del alcance de Ter Stegen desde más de 30m. Un auténtico zambombazo.