Se marcó Cristiano Ronaldo una gran jugada personal, y ya en el área, fuertemente marcado, vio llegar a Quaresma. Hacia él fue la pelota, pero había que culminar el trabajo, y el extremo lo hizo a la perfección. Con su control orientado dejó sentado al Memo Ochoa para, a continuación, marcar a placer.