Históricamente, la primera iniciativa de la FIFA para el desarrollo se centró en seminarios de capacitación. En el año 1999, coincidiendo con la introducción del Programa de Asistencia Financiera, el trabajo de la FIFA por el desarrollo despegó realmente y se transformó en una ayuda sistemática a las asociaciones miembros y a las confederaciones.

La FIFA estableció el Programa de Asistencia Financiera (FAP) en 1999. El FAP se creó para motivar y facultar a las asociaciones y confederaciones a organizar programas de desarrollo que satisfagan sus necesidades y refuercen el fútbol y su administración a largo plazo, especialmente en las áreas de las infraestructuras, el fútbol juvenil y la formación técnica.

Las asociaciones miembros y las confederaciones que deseen beneficiarse del FAP tienen que presentar una solicitud a la FIFA.

Los fondos anuales de los que dispone el FAP, tal y como determina el presupuesto de la FIFA, ascienden actualmente a 250.000 USD por asociación miembro.

Los fondos anuales de los que disponen los Programas de Ayuda al Desarrollo de las Confederaciones, tal y como determina el presupuesto de la FIFA, ascienden actualmente a 5,5 millones de USD por confederación.

Auditoría de los fondos:

  • El 20% de las asociaciones miembros y confederaciones tienen que someterse a una auditoria central de los programas.
  • Esta auditoría central de los programas la llevan a cabo los auditores estatutarios de la FIFA, KPMG, en Zúrich.
  • Los requisitos para los informes que las asociaciones miembros y las confederaciones deberán presentar a la FIFA se han hecho más rigurosos:
    • Auditoría local de los programas de desarrollo de la FIFA.
    • Auditoría de las últimas cuentas anuales (informe de auditoría estatutaria) tal y como se hayan presentado a la asamblea general de la asociación miembro.
    • La asociación miembro deberá proporcionar a la FIFA las actas de su última asamblea general.
  • Los fondos de la FIFA para el desarrollo están claramente identificados y canalizados:
    • Todas las transacciones de la FIFA se canalizan a través de la cuenta del programa de la FIFA a nombre de la asociación miembro o confederación.
    • El auditor debe comprobar y confirmar que el titular beneficiario de la cuenta bancaria sea la asociación miembro.