¡Las Reglas del fútbol son brillantes!
Serie
En una serie de seis artículos, la FIFA echa en 1999 una mirada neutral a las Reglas de Juego. La primera parte de la serie de las Reglas de Juego, sus antecedentes, interpretaciones, evoluciones y consecuencias trata sobre el terreno de juego.
Las Reglas de Juego son increíblemente brillantes. Deben serlo, ya que nos proporcionan un deporte-diversión que millones de personas disfrutan. Son, al mismo tiempo, increíblemente pesadas en su presentación, al punto de quitarle las ganas a quienes tratan de comprenderlas rápidamente. ¿Pesadas? Sí, pero sólo si se las lee al pie de la letra. Una rápida mirada al libro de las reglas revela solamente diecisiete reglas que rigen el juego, pero que, sorprendentemente, no incluyen ninguna referencia al "Juego del Fútbol" propiamente dicho.

Stanley Lover es un inglés viviendo en Paris que se especializa en las leyes del juego y fue escritor de varios libros sobre reglas y arbitraje.

Lo que tenemos es un esqueleto, los meros huesos de un deporte emocionante lleno de acción, color, pasión, que abarca el espectro de emociones humanas. No resulta fácil englobar todos estos ingredientes en un documento excitante que exponga los procedimientos, deberes, infracciones y sanciones formales. Otra barrera para una asimilación instantánea es la necesidad de una traducción plurilingüe que apunte a una aplicación universal.

Escarbar bajo la superficie

Y, sin embargo, existe una veta inagotable de sabiduría y sentido común áureos en aquellas viejas palabras y frases áridas y polvorientas. Basta con rasgar ligeramente la superficie y todo quedará al descubierto. ¿Pero cómo? Trataremos el tema dentro de un instante. Por el momento, preguntemos a un grupo de jóvenes jugadores qué es lo que esperan de las Reglas. He aquí una recopilación de sus opiniones: "Queremos que se nos brinde la oportunidad de jugar bien, sin lesionarnos y queremos divertirnos".

Esto es exactamente lo que las reglas formales ofrecen y la razón por la cual son tan brillantes. Justamente, por que no son meras palabras comunes puestas en un cierto orden, sino palabras que encierran la ética básica de la deportividad promulgadas por futbolistas hace más de 130 años, en 1863.

En una fría noche de invierno en Londres, un grupo de hombres vestidos moderadamente, algunos con barba, sentados en una mesa a la luz humeante de algunas lámparas de óleo en la "Freemasons Tavern" discutían acaloradamente sobre la conformación de algunas reglas para poder practicar su juego entre algunos pocos clubes. Ellos también eran jugadores que querían jugar bien, sin lesionarse y disfrutar del juego del fútbol. Su mayor preocupación era decidir cómo se debería jugar el juego en su sentido físico y tomaron nota del mismo. Desde el punto de vista de la conducta moral, no fue necesario escribir nada, ya que eran todos caballeros impregnados de severos modales de la sociedad victoriana. Sabían cómo debían de comportarse.


La "Freemason's Tavern en Londres.
Archivos FIFA

Lo que las Reglas no dicen

Las catorce Reglas de 1863 se asemejan mucho a la versión actual y ofrecen el esqueleto para las acciones en el terreno de juego. Pese a que las reglas hayan sido acortadas y modificadas, la ética básica sobrevivió. La sabiduría de las reglas actuales no reside en lo que se dice, sino en lo que no se dice. Leerlas tal como están escritas, no es un placer. Pero si leemos entre líneas, usando una clave simple, podremos descifrar los principios originales que proporcionan a las palabras comunes un nuevo sentido, poniendo a los huesos del esqueleto carne y músculos, energía y vitalidad. Para llegar a esto, debemos identificar el espíritu oculto detrás de las reglas escritas exponiendo los principios básicos tal cual fueron expresados por los jóvenes jugadores:

  • Igualdad: "Queremos disponer de la (misma) oportunidad de jugar bien..."
  • Seguridad: "...sin lesionarnos..."
  • Diversión: "... y queremos divertirnos".

Igualdad, seguridad y diversión. Tres simples principios, encerrados en palabras comunes. Podemos descifrarlas utilizando otra palabra clave común - ¿por qué? En el transcurso de esta serie, nos toparemos con los orígenes de las reglas, la forma como se han desarrollado con el paso del tiempo y su importancia en el juego moderno. En particular, examinaremos las reflexiones ocultas detrás de ciertas declaraciones para descubrir el espíritu básico del juego mediante la aplicación de los tres principios del juego actual.

De esta manera, las reglas obtendrán un sentido más fresco, más relacionado con el verdadero Juego del Fútbol.

LAS 17 REGLAS DE JUEGO
  1. El terreno de juego
  2. El Balón
  3. El Número de Jugadores
  4. El Terreno de Juego
  5. El Arbitro
  6. Los Arbitros Asistentes
  7. La Duración del Juego
  8. El Inicio y la Reanudación del Juego
  9. El Balón dentro y Fuera del Juego
  10. El Gol Marcado
  11. El Fuera de Juego
  12. Flatas e Incorrecciones
  13. Tiros Libres
  14. El Tiro Penal
  15. El saque de banda
  16. El saque de meta
  17. El saque de esquina
Hágalo fácil

Cualesquiera sean sus intereses en el fútbol, la forma más fácil de analizar las reglas es desglosándolas. Por ejemplo, 13 de las 17 reglas no tienen sentido si no se han observado las primeras cuatro. Antes de que comience la diversión, un partido requiere jugadores, un balón y un espacio para jugar (Reglas 1 a 4). Cuatro reglas tratan sobre los controles básicos durante el juego, la forma como se inicia y reanuda el juego, el balón en juego y fuera del juego y el gol marcado (Reglas 7 a 10). Otras cinco se ocupan de tiros libres y otras situaciones a balón parado (Reglas 13 a 17). De todas estas reglas, solamente cuatro se concentran en la acción propiamente dicha: la Regla 11, la regla técnica del fuera de juego; la Regla 12, que controla la conducta física y moral, y las Reglas 5 y 6, concernientes a los supervisores de todas las acciones.

El teatro del fútbol

Todo partido de fútbol es puro teatro futbolístico. Tenemos los actores, los directores, un escenario, un bosquejo de guión y, a veces, una audiencia. A pesar de que los jugadores sean el centro de atracción, miramos primero al escenario en el que exhibirán su habilidad. Los teatros tienen varias formas, pero para el fútbol, la Regla 1 insiste en que "el terreno de juego será rectangular". ¿Por qué? El fútbol puede ser jugado en un terreno cuadrado o incluso circular, ¿qué tiene de especial un rectángulo? ¿Dónde encontramos los principios básicos? Sabemos que la finalidad del juego es colocar el balón en las metas. Un terreno rectangular guía el flujo del juego entre estas metas para mantener el interés y el placer.

Los escenarios futbolísticos tienen diferentes dimensiones, adaptándose a la disponibilidad de espacios adecuados. La versión de 1863 permitía máximo 180 x 90 mts. En la actualidad, es raro encontrar una cancha con el máximo permitido de 120 x 90 mts. Sin embargo, los campos con las dimensiones mínimas de 90 x 45 metros se utilizan sólo en lugares muy estrechos para permitir que más personas puedan disfrutar del fútbol. Los partidos internacionales se juegan generalmente en terrenos de 105 x 70 metros. La Regla 1 no habla sobre la superficie del terreno de juego. Y esto es muy sensato, ya que los jugadores tienen la libertad de disfrutar del fútbol en cualquier tipo de superficie, ya sea césped, arena, tierra, plástico, hormigón, etc. Los principios básicos condicionan la elección de jugar en superficies que permitan al futbolista jugar bien, sin lesionarse y de divertirse.

El terreno de juego será rectangular. La longitud de la línea de banda deberá ser superior a la longitud de la línea de meta.
Dimensiones:Partidos internacionales:
Longitud:mínimo 90 m (100yds)Longitud:mínimo 100 m (110 yds)
máximo 120 m (130 yds)máximo 110 m (120 yds)
Anchura:mínimo 45 m (50 yds)Anchura:mínimo 64 m (70 yds)
máximo 90 m (100 yds)máximo 75 m (80 yds)

La decoración

La marcación de los campos no ha cambiado casi nada desde 1902. La única modificación fue la añadidura de un semicírculo de 9,15 metros de radio en los áreas penales en 1937. Las líneas no deben tener un color especial, pero deben ser claramente distinguibles. El blanco es adecuado en césped, mientras que el rojo y el azul son aceptables en la nieve. La Regla proporciona zonas de referencia para ayudar a los jugadores en la iniciación y reanudación del juego (circulo central y áreas de meta) y a los defensores para tomar precauciones especiales delante de su meta (el área penal). Estas zonas tienen siempre las mismas dimensiones, independientemente del tamaño de las demarcaciones exteriores del campo. Los accesorios de campo, como las metas y postes de esquina deben corresponder a ciertas exigencias de seguridad para reducir el riesgo de lesión de los jugadores. El tamaño de las metas no se modificó en más de 120 años. Las metas desafían la habilidad de los atacantes para pasar la pelota a través de las mismas y de los porteros para evitar que el balón pase a través de ellas. Las redes son opcionales, para evitar que los equipos con poco presupuesto incurran en gastos extraordinarios. Los banderines en las esquinas ayudan a decidir si el balón ha pasado o no por la línea de meta o de banda. La altura mínima de 1,5 m y el hecho de que los postes de los banderines no sean puntiagudos previene el peligro de lesión en caso de contacto durante el partido. Postes cortos pueden causar graves lesiones, tal como se ve en el diseño.


Porque especificar una altura mínima del poste del córner
Dibujo: Stanley Lover

Los banderines de córner son obligatorios. En la final del Mundial de 1974 entre Alemania y Holanda, el árbitro Jack Taylor estaba por iniciar el partido cuando se le señaló que los banderines de esquina no habían sido restituidos en sus lugares después de la ceremonia de apertura. Si esto se hubiera notado recién después del penal en el primer minuto, concedido a Holanda, ¡el partido tendría que haberse anulado y reanudado desde el comienzo!

Los banderines colocados fuera del terreno, en la línea media, son opcionales. Son reminiscencias de antiguas épocas cuando no existía aún la línea media y el portero podía jugar el balón con las manos en toda su mitad de campo. Estos postes están desapareciendo poco a poco.

El escenario está listo

La Regla 1 está llena de declaraciones formales y parámetros secos. Como se ve en los ejemplos arriba mencionados, se basa en una sensible aplicación de principios para proporcionar un fondo agradable a la historia futbolística que se desplegará a continuación. De manera que el escenario está listo, los protagonistas están preparados para actuar con un grupo de amigos futbolísticos. Todos quieren jugar bien en un partido sano y disfrutar del momento.

En el próximo episodio de esta serie echaremos una mirada más detallada a los protagonistas de nuestro teatro de fútbol y los accesorios que utilizan para divertirse.

La evolución del terreno de juego
1863 hasta 1937
1863
No había líneas en el terreno. No se especificaban dimensiones mínimas.
1891
Estos cambios aparecieron a continuación de la introducción del tiro penal en 1891. La Regla no especificaba aún la línea teórica de los 16,50 metros.
1902
Después de tres años de discusión se introdujo el área penal y la línea central. Ambos eran obligatorios.
1937
Se introdujo el semicírculo del área penal, distante 9,15 metros desde el punto penal.

Fuente: "A History of The Laws of Association Football" por Stanley Rous C.B.E. y Donald Ford F.A.. Publicada por FIFA, Zurich, 1974.