El 21 de mayo de 2012 comenzó oficialmente la implantación del programa “11+” en el centro de entrenamiento de la selección húngara, en las proximidades de Budapest. En presencia del Vicepresidente de la Asociación Húngara, Sandor Berzi, y del profesor Jiri Dvorak, Jefe Médico de la FIFA y Presidente del Centro de Evaluación e Investigación Médica de la FIFA (F-MARC), se presentó el programa de prevención a los medios de comunicación del país.

El “11+” es la versión avanzada del “11” original del F-MARC, que ya había logrado reducir las lesiones al ser aplicado a escala nacional en Suiza entre 2004 y 2008. Un estudio llevado a cabo en Noruega ha mostrado una reducción de entre el 30 y el 50% del número de lesiones. Otro estudio, este efectuado en Nueva Zelanda, ha puesto de manifiesto que cada dólar invertido en el “11+” supone el ahorro de ocho en costes médicos.

Cuando supe que la implantación del 11+ podía evitar entre el 30 y el 50 por ciento de las lesiones en el fútbol, estuve a punto de desmayarme.

“Es una semana espléndida para Hungría. Albergamos la reunión del Comité Ejecutivo de la FIFA, el Congreso de la FIFA y la Conferencia Médica de la FIFA, con médicos de todo el mundo. Pero esta tarde también hacemos algo muy importante: al poner en marcha el programa 11+, nos adecuamos a la perfección a uno de nuestros objetivos principales, que es reforzar las actividades de base”, señaló Sandor Berzi.

“En Suiza, se enseñó a 5.549 entrenadores a realizar el 11+, y como consecuencia hubo una reducción del 12% de las lesiones en los partidos y del 25% en los entrenamientos. El sistema nacional de seguros ahorró 10 millones de CHF al año. Podemos hacer algunos estudios y mostrar los resultados, pero al final lo que cuenta es la implantación del programa”, comentó el profesor Dvorak.

El “11+” ya se ha implantado en diversos países, como Alemania, Brasil, España, Italia y Japón. El FC Chelsea, flamante campeón de Europa, también lo apoya. En Hungría, el proceso empezó hace 18 meses, con la acreditación del Departamento de Ortopedia del Hospital de Uzsoki, junto con el Centro del Corazón de la Universidad Semmelweis, como Centro de Excelencia Médica de la FIFA. “Lo que hay que hacer ahora es concienciar a los entrenadores, a sus ayudantes y a los integrantes del cuerpo técnico para que comprendan que la prevención es posible, y útil. Motivar a los entrenadores, como hemos conseguido hacer en España con Vicente del Bosque, es una clave del éxito”, añadió Dvorak.

Un largo proceso
El doctor Panics Gergely, responsable de la implantación del programa en la Asociación Húngara, convino con el profesor Dvorak: “Gracias a los estudios de la FIFA, tenemos una idea muy clara de las tasas de incidentes, sabemos cuáles son las diez lesiones más frecuentes y conocemos los factores de riesgo. También sabemos que el programa de prevención es eficaz. Así pues, no hay ninguna duda: tenemos que implantarlo”.

Mario Bizzini (F-MARC), fisioterapeuta y codesarrollador del programa, inició esta mañana el proceso de implantación en Hungría, al impartir un curso de formación para 120 entrenadores y representantes de clubes de todo el país.

El proceso de implantación tiene una duración larga, aproximadamente de entre tres y cinco años, ya que es imprescindible la participación de los entrenadores y el personal de todos los clubes de un país, sea cual sea su tamaño. No obstante, los resultados a largo plazo están casi garantizados. “Ahí radica la fortaleza de nuestro programa: su eficacia se basa en las pruebas de los estudios. En estos momentos, se producen en torno a 600 millones de lesiones al año, y cada una de ellas cuesta una media de 100 euros… Representa una cantidad enorme, y nuestra obligación es reducirla”, apuntó Dvorak.

Sandor Berzi coincidió por completo. El Vicepresidente de la Asociación Húngara puso el colofón del siguiente modo: “Cuando supe que la implantación del 11+ podía evitar entre el 30 y el 50 por ciento de las lesiones en el fútbol, estuve a punto de desmayarme. Primero, eso significa que el ahorro puede ser enorme, y, en segundo lugar, imagine cuántos jugadores no tendrían que sufrir las consecuencias diarias de una mala lesión. Por eso me complace especialmente aprobar este programa”.

Notas recomendadas