“Un gran equipo se impondrá siempre a un equipo campeón”. Se trata de una frase muy usada en el fútbol, pero cliché o no cliché, se ha demostrado muy apropiada en incontables ocasiones. También es cierta fuera de los terrenos de juego, donde la colaboración y los conocimientos compartidos pueden fomentar la capacitación y contribuir al bien común.

La FIFA, como organismo rector del fútbol mundial, está constantemente buscando maneras de estimular el crecimiento del juego en todos los rincones del planeta, y la dirección técnica constituye una de las áreas clave para la prestación de asistencia. El director técnico es un elemento decisivo, aunque a veces infravalorado, para el éxito de cualquier asociación. Y es aquí, incluso en este campo tan especializado, donde el trabajo en equipo y los esfuerzos en grupo pueden reportar grandes beneficios.

El director técnico se ocupa de definir y liderar programas nacionales de desarrollo técnico, mediante la creación de estrategias a largo plazo aplicadas a todos los aspectos del juego, ya sea el fútbol base, el fútbol femenino, la formación de los entrenadores o el fútbol juvenil, y de aunarlos de modo concertado según la pirámide de desarrollo. La contratación de un director técnico es obligatoria para cada asociación miembro, y la FIFA dedica una atención muy especial a garantizar que se reconozca en todo momento su figura en el nivel apropiado. Con esto en mente, la FIFA busca establecer una relación todavía más intensa con los directores técnicos de todas las asociaciones miembro mediante diversos métodos.

La primera etapa de este proceso ha sido la celebración de cursos piloto en Malaui y la India, que ha impartido un grupo de expertos de la FIFA y en los que han participado por invitación representantes de dichas regiones. Entre los resultados más importantes planeados destacan la consecución de una amplia compresión de los muchos desafíos a los que se enfrentan los directores técnicos y la identificación de las áreas de mejora, especialmente en los campos de la estrategia y la planificación.

El curso se dividió en los componentes siguientes. En primer lugar, hubo presentaciones de cada uno de los participantes, en los que se identificaron los retos y la asistencia necesaria. También se ofrecieron sesiones prácticas con análisis de las cualidades fundamentales que debe reunir un director técnico (partidos, entrenamiento de equipos y formación de entrenadores) y, por último, un taller sobre el enfoque del ciclo del proyecto, en el que los participantes crearon una estrategia que incorporaba todos los elementos pertinentes, incluidas las partes interesadas, la planificación, el presupuesto y la aplicación, por mencionar unos cuantos. Los cursos concluyeron con reuniones bilaterales en las que se analizaron las actividades individuales de cada director técnico.

El recurso didáctico principal fue el Manual de la FIFA para Directores Técnicos. Aunque el documento sigue siendo un borrador, los talleres proporcionaron un buen foro para poner a prueba su formato y contenidos.

Conocimientos compartidos
Malaui, una nación del sureste de África, albergó el primer curso entre el 25 y el 29 de enero. Neil Tovey, recién nombrado Director Técnico de Sudáfrica, alabó el curso y las ventajas de la colaboración. “He aprendido mucho esta semana, especialmente porque soy nuevo en el cargo”, declaró el ex defensa de los Bafana Bafana. “El curso tenía un planteamiento muy práctico, con información de una gran variedad de procedencias distintas (tanto de Europa como de África)”.

El segundo curso, impartido en la India entre el 8 y el 12 de febrero, se centró en idénticos objetivos y resultados. “Ha sido un curso muy productivo, con la implicación total de todos los participantes, declaró el Director Técnico de la India, Scott O’Donell. “Como las asociaciones estatales desempeñan un papel muy importante en la India, me alegré mucho de contar con los directores técnicos de cinco de dichas organizaciones presentes”.

También se recibieron elogios de otras naciones del sur de Asia, entre ellas las Maldivas, cuyo Director Técnico, Mohamed Shiyaz, comentó: “El curso ha estado muy bien estructurado y ha contado con un planteamiento metodológico muy bueno. Se ha producido un proceso de aprendizaje constante, que ha girado en torno al ciclo de los proyectos”.

El Jefe de Formación y Desarrollo Técnico de la FIFA, Jürg Nepfer, añadió: “El director técnico de una asociación miembro es la persona clave para definir y liderar los programas nacionales de formación técnica y, por consiguiente, para preparar el fútbol del futuro”.

Los cursos recientes celebrados en Malaui y la India son sólo el principio de un proceso destinado a una ayuda más estrecha del organismo rector del fútbol mundial a sus asociaciones miembros. La reciente fase piloto y el Manual se revisarán, con el objetivo final de adaptar el enfoque más exhaustivo para lograr un aprendizaje continuado y un marco para la propia formación.

El mes próximo se celebrará un taller con posibles instructores, con la puesta en marcha del programa a principios de abril y de 10 a 12 cursos impartidos a lo largo de este año.