El sol desaparece por detrás del Estadio Zayed Sports City y baña en una luz dorada la cercana Mezquita del Jeque Zayed. La jornada llega a su fin en Abu Dhabi, al igual que el seminario de árbitros de élite que la FIFA ha celebrado a lo largo de los últimos cinco días en la capital de Emiratos Árabes Unidos.

En el marco de un acontecimiento que supone un nuevo hito en el camino hacia la Copa Mundial de la FIFA 2018™, 36 de los mejores árbitros del mundo se dieron cita en la ciudad emiratí para participar en sesiones teóricas y prácticas bajo la dirección de Pierluigi Collina, Presidente de la Comisión de Árbitros de la FIFA, y Massimo Busacca, Director del Departamento de Arbitraje de la FIFA.

Durante las sesiones de preparación, los árbitros participantes, que aspiran a formar parte de la lista de colegiados que estarán en la cita mundialista, trabajaron con diversas situaciones de partido que simularon jugadores locales y recibieron de los instructores retroalimentación inmediata sobre su posicionamiento y toma de decisiones. Además, se analizaron grabaciones de vídeo de partidos ya disputados y se abordó la interpretación del juego desde los puntos de vista técnico y táctico. Los árbitros asistentes también recibieron formación en materia de videoarbitraje (VAR), acerca tanto del trabajo de los árbitros asistentes de vídeo como de la comunicación con estos. “En cualquier caso, la decisión final le corresponde siempre al árbitro principal y eso no va a cambiar”, recalcó una vez más Collina.

Entre los árbitros que se reunieron en Abu Dhabi para preparar la cita rusa había colegiados procedentes de cada una de las seis confederaciones continentales. “Venimos de países distintos y tenemos diferentes mentalidades y formas de entender el fútbol”, explicó el alemán Felix Brych, “pero hemos mantenido un animado intercambio de puntos de vista y desarrollado una filosofía común”.

El 33er equipo de Rusia 2018
Del mismo modo que todas y cada una de las 32 selecciones participantes trabajarán en pos de un objetivo común, los árbitros también se ven a sí mismos como miembros de un equipo que necesitan poder contar con sus compañeros para actuar como un bloque. “Debemos estar lo mejor preparados posible para el Mundial, porque los jugadores no escatimarán esfuerzos en este sentido”, declaró el francés Clément Turpin.

Mientras el sol termina de ponerse sobre el horizonte de un mar centelleante y las altas temperaturas, que a lo largo del día han superado los 30 grados centígrados, dejan paso a una brisa un poco más fresca, Massimo Busacca reúne a sus pupilos sobre el terreno de juego una última vez para poner fin al seminario. El exárbitro suizo se muestra muy satisfecho y hace balance de una semana intensa y fructífera: “Buscamos coherencia y uniformidad de criterios. El seminario ha demostrado que todavía hay margen de mejora, pero estamos en el buen camino”.