Kudakwashe Mahachi creció junto a su madre en Bulawayo y a lo largo de su vida ha tenido que afrontar muchos obstáculos. Por eso, al igual que sucede con otros muchos jóvenes provenientes de entornos difíciles, la vida del internacional por Zimbabue podría haber sido muy distinta de no haberse cruzado en su camino Grassroot Soccer.

Esta iniciativa utiliza el poder del fútbol en países en desarrollo para educar, inspirar y movilizar a jóvenes en situación de riesgo para hacer frente a sus principales problemas de salud, vivir de manera más saludable, llevar una vida más productiva y convertirse en agentes del cambio dentro de sus comunidades.

Convertido hoy en uno de los futbolistas profesionales más destacados de su país, Mahachi cuenta a FIFA.com cómo Grassroot Soccer, que nació en Zimbabue gracias a un grupo de exfutbolistas profesionales, cambió su vida.

"De niño, lo único que quería hacer era jugar al fútbol", recuerda. "Me daba igual la escuela o aprender cosas de la vida. Nada de eso tenía mucho sentido para mí y mi vida podría haberse torcido de no haber sido por Grassroot Soccer. No sólo me dieron la oportunidad de jugar al fútbol. Lo que es más importante, me permitieron ir a la escuela, me pagaron la matrícula y me permitieron participar en programas en los que aprendí sobre el VIH/SIDA y otras cosas importantes".

Bulawayo, la localidad de donde es natural Mahachi, alberga uno de los 20 Centros Football for Hope que forman parte del programa de legado de la Copa Mundial de la FIFA 2010™.

Mahachi era un alumno entusiasta y destacó hasta tal punto en los programas ofrecidos que, siendo sólo un adolescente, se convirtió en embajador de Grassroot Soccer y fue invitado a viajar a Sudáfrica con motivo de la Copa Mundial, donde conoció a jóvenes de otros países. "También tuve la suerte de ser invitado a participar en el Festival Football for Hope, que se disputó en Ciudad del Cabo en 2010. Allí había equipos de toda África y fue una gran experiencia".

Aunque entonces apenas tenía 16 años, participar en estos programas y enfrentarse a equipos de otros países africanos no hizo sino incrementar su determinación de llegar a ser futbolista profesional.

De Zimbabue a Sudáfrica
El extremo jugó en los juveniles de uno de los grandes de Zimbabue, el Highlanders, pero después fichó por el Bantu Rovers, fundado por Methembe Ndlovu, a su vez uno de los cofundadores de Grassroot Soccer.

A los pocos meses otro club de Bulawayo, el Chicken Inn, le hizo una oferta que no pudo rechazar. Sin embargo, dos temporadas después nuestro protagonista regresó al club de su niñez, el Highlanders.

Su estancia, no obstante, fue de nuevo breve, dado que el acaudalado Mamelodi Sundowns se lo llevó a Sudáfrica. Y con el actual campeón africano pasó un año, antes de incorporarse a las filas de otro equipo de la PSL, el Golden Arrows. "Pese a que disfruto con el Arrows y el nivel de Sudáfrica es alto, mi sueño es jugar en Europa", nos confiesa Mahachi.

Su talento tampoco ha pasado desapercibido para la selección de Zimbabue, con la que debutó en 2013. Un año más tarde fue convocado por el técnico Ian Gorowa para representar al país en el Campeonato Africano de Naciones. Y a comienzos de este año formó parte del combinado que compitió en la CAN Gabón 2017. De hecho, anotó el primer gol de los suyos en el 2-2 ante Argelia.

"Jugar en Gabón me recordó al festival Football for Hope", señala Mahachi. "Nuevamente hubo diferentes países y fue una experiencia maravillosa. Siempre estaré agradecido a Grassroot Soccer por la oportunidad que me han dado en la vida".

El año pasado, este joven de hablar sosegado sufrió una enorme desgracia personal cuando una de sus dos hijas falleció tras someterse a cirugía cerebral. "Aprender diferentes capacidades me ayudó a superar esta tragedia y sólo puedo animar a otros a participar en estos programas. A mí me cambió por completo la vida".