La ceremonia inaugural del programa conjunto de la Escuela Deportiva de la región de Ohangwena se celebró ayer en el Concordia College de Windhoek, el primer centro educativo interracial que tuvo Namibia y uno de los que se beneficiarán de esta iniciativa.

Este proyecto es una iniciativa conjunta entre los ministerios de Educación, Arte y Cultura y Deportes, Juventud y Servicios Nacionales de Namibia, el Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo (BMZ) de Alemania, la Deutsche Gesellschaft für Technische Zusammenarbeit (GIZ), la Federación Namibia de Fútbol, la Federación Alemana de Fútbol y la FIFA. Sus metas principales consisten en mejorar las instalaciones deportivas en centros específicos del norte de Namibia, formar a instructores que capacitarán a su vez a los profesores para ser entrenadores o árbitros, poner en marcha ligas escolares, entregar material a las escuelas beneficiadas y enseñar a los niños habilidades para la vida.

La cooperación se sustenta en el protocolo de intenciones que suscribieron la FIFA, la DFB, la NFA y la GIZ en Johannesburgo en el mes de febrero. En total, el proyecto abarca 45 campos deportivos —17 de ellos dedicados al fútbol— de 22 escuelas, lo que proporcionará a chicas y chicos de entre seis y 18 años la oportunidad de practicar deportes y jugar al fútbol.

“Este proyecto brinda a los niños la ocasión de realizar actividades deportivas como es debido, con el consiguiente desarrollo físico, social y emocional. El deporte debe formar parte de los programas de estudios oficiales, sin limitarse a ser una actividad extraescolar”, declaró Esther Nipondoka, Viceministra de Educación, Arte y Cultura. “Contribuirá a que los niños namibios tengan un desarrollo saludable”.

Shivute Katamba, Director de Deportes y que acudió en representación de la Viceministra de Deportes, Juventud y Servicio Nacional, recordó la carta de la UNESCO que contempla que “la práctica del deporte constituye un derecho fundamental para todos”. También se mostró convencido de que este proyecto supondrá una excelente plataforma para que los niños desarrollen sus destrezas físicas, sociales y educativas. Ambos representantes gubernamentales comprometieron su pleno apoyo a la iniciativa.

Ronny Zimmermann, Vicepresidente de la Federación Alemana de Fútbol, se refirió a la cooperación que mantienen desde hace tiempo la DFB y la NFA, y señaló específicamente el Centro Femenino de la sede de la NFA, construido en estrecha colaboración con el gobierno alemán, la federación regional alemana de Westfalia y la DFB. Del proyecto en sí, destacó la sostenibilidad y los efectos a largo plazo que tendrá, así como el poder del fútbol y del deporte en general para propiciar un desarrollo más saludable de la infancia en Namibia.

Joseph Masule, director en funciones de la escuela, se mostró encantado de que su centro albergase la ceremonia inaugural. La FIFA entregó equipaciones deportivas completas para dos de los equipos del Concordia College.

Jürg Nepfer, Director de los Servicios de Desarrollo Técnico de la FIFA, insistió en uno de los principales pilares del plan de la FIFA para el futuro, el crecimiento de este deporte haciendo que sea más accesible para los niños y niñas de todo el mundo. “El fútbol en las escuelas siempre será una prioridad para nosotros. A través de sus valores positivos, nuestro deporte representa un complemento ideal para la promoción y la enseñanza de habilidades para la vida, otra piedra angular esencial del proyecto”.

El Presidente de la Federación Namibia de Fútbol, Frans Mbiti, no pudo ocultar su enorme alegría por el inicio del proyecto. “Contribuye a los esfuerzos que está llevando a cabo la federación para seguir desarrollando el fútbol en todos los niveles, centrándose especialmente en las categorías de base para niños y niñas”. También agradeció su apoyo a todos los socios. El Secretario General de la NFA, Barry Rukoro, encargado de presentar la ceremonia, recalcó por su parte la importancia que tiene producir más futbolistas, tanto en la modalidad masculina como en la femenina, y, especialmente, mejores namibios.

El acto concluyó con un minitorneo que enfrentó a cuatro escuelas de Windhoek, en el que los niños y las niñas (cada equipo debía contar con al menos dos niñas) exhibieron sus talentos, además de la colocación de la primera piedra y la presentación de la placa conmemorativa con el nombre del proyecto.

Este respaldo al fútbol escolar de Namibia es un proyecto piloto en su género. La remodelación de las canchas empezará en mayo de 2017, y durará unos ocho meses. Durante este periodo seguirán realizándose diversas actividades, como la organización de festivales, torneos y campeonatos de liga escolares, y se impartirán asimismo cursos de entrenamiento y arbitraje a los profesores. Cada una de las 17 escuelas participantes recibirá material para dos equipos, que se entregará el 4 de abril de 2017 en Eenhana, en un taller de puesta en marcha de la iniciativa.