• Arranca el clasificatorio de Oceanía al Mundial Femenino Sub-20 
  • Seis candidatas compiten por un sólo billete a Francia 2018
  • Nueva Zelanda, ganadora las 5 últimas veces, la gran favorita

Ha pasado poco más de medio año desde que RDP de Corea se coronó en la Copa Mundial Femenina Sub-20 de la FIFA Papúa Nueva Guinea y Oceanía vuelve a acaparar ahora toda la atención, esta vez con motivo del primer clasificatorio global para la prueba de 2018. El torneo se celebrará en Auckland durante las próximas dos semanas.

Seis países participarán entre el 11 y el 24 de julio en el Campeonato Femenino Sub-19 de la OFC 2017. Fiyi, Nueva Caledonia, Nueva Zelanda, Papúa Nueva Guinea, Samoa y Tonga se medirán en una liguilla en la que estará en juego el único billete continental para viajar a la Copa Mundial Femenina Sub-20 de la FIFA Francia 2018.

Nueva Zelanda, anfitriona, es la máxima favorita. No en vano, las Kiwis se han adjudicado las últimas cinco ediciones del torneo, después de que Australia abandonara la confederación en el año 2006.

Papúa Nueva Guinea, de nuevo en el foco
Sin embargo, muchas miradas estarán puestas en Papúa Nueva Guinea tras la histórica Copa Mundial Femenina Sub-20 que acogió el año pasado. Si bien las anfitrionas del certamen cerraron la fase de grupos con tres derrotas abultadas ante Brasil, Suecia y RDP de Corea, no cabe duda de que el fútbol femenino de esta nación melanesia recibió un buen espaldarazo gracias a la valerosa actuación de las suyas ante tres potencias mundiales.

El espectacular gol de Nicollete Ageva para el combinado de Papúa Nueva Guinea frente a RDP de Corea, a la postre campeona de la prueba, se celebró a lo largo y ancho del país y quedará grabado para siempre como uno de los mejores recuerdos de la historia del torneo. Ageva es, precisamente, una de las jugadoras que podrá hacer valer su experiencia mundialista en Nueva Zelanda durante las próximas dos semanas, junto a la centrocampista Belinda Giada y la arquera Faith Kasiray.

 Vídeo de la campaña #ENDviolence, que estará muy presente en estas eliminatorias

Nueva Zelanda, por su parte, está dispuesta a mantener su hegemonía continental. Para ello, más de la mitad de las integrantes de la selección han entrenado juntas varias veces por semana durante los últimos meses a las órdenes del seleccionador Gareth Turnbull. Además, contarán con la presencia de muchas futbolistas que ya participaron en la Copa Mundial Femenina Sub-17 de la FIFA Jordania 2016.

Con todo, las Kiwis tendrán que lidiar con dos bajas muy significativas: la de Lily Bray, centrocampista ofensiva que se perderá la cita por una grave lesión, y la de Paige Satchell, la rapidísima jugadora que ya ha debutado con la absoluta.

Entretanto, dos países que han experimentado grandes avances en el fútbol masculino confían en hacer lo propio en la vertiente femenina. Nueva Caledonia, segunda en el clasificatorio para la Copa Mundial Femenina Sub-17 del año pasado, tendrá en sus filas a algunas de las mejores bazas de su selección más joven.

Fiyi, que debutará en la competición y participará en el clasificatorio para la Copa Mundial Femenina Sub-17 de la FIFA del próximo mes, también ha dejado claras sus intenciones. El miembro de las islas del Pacífico más veterano de Oceanía ha estado concentrado las últimas ocho semanas, y Rajesh Patel, presidente de la federación de Fiyi, ha declarado que el órgano rector local se está tomando muy en serio el desarrollo del fútbol femenino del país.

** Este torneo volverá a servir de plataforma para #ENDviolence, una campaña promovida con fuerza durante la Copa Mundial Femenina Sub-20 de Papúa Nueva Guinea del año pasado. La campaña de concienciación se centra en cambiar la percepción que se tiene de las mujeres y de la violencia en esta región del Pacífico, y sus objetivos principales son fomentar el respeto, la comprensión y la tolerancia entre chicas y chicos, hombres y mujeres y la comunidad en general.