En la cuenta regresiva para el anuncio del lema y el emblema de la Copa Mundial Femenina de la FIFA Francia 2019 –que tendrá lugar en París el 19 de septiembre –, repasamos 10 momentos inolvidables de la historia de esta competición.

El momento
Japón había participado en todas las Copas Mundiales Femeninas de la FIFA hasta la fecha, pero solo había logrado superar la fase de grupos en la edición de Suecia 1995 para caer en los cuartos de final.

Las Nadeshiko llegaron a Alemania en una situación delicada. Solo tres meses antes, un duro terremoto seguido de un tsunami había devastado una gran área del país. El equipo tenía sentimiento encontrados. “No estábamos en las mejores condiciones para jugar al fútbol”, reconocía su capitana Homare Sawa.

Sin embargo, las japonesas hicieron piña, desplegando un arrollador fútbol de toque, y se plantaron en la final. Aquel 17 de julio en Frankfurt, las poderosas estadounidenses, campeonas en dos ocasiones, partían como favoritas, pero equipo nipón forzó la prórroga y ...


 

¿Por qué es especial?
Faltaban tres minutos para el final del alargue. Estados Unidos ganaba por 1-2, pero hay un saque de esquina a favor de las japonesas. Aya Miyama golpea el balón y Sawa, en el ángulo del área chica, remata de espaldas con una defensa pegada a su lado. Gol. Empate. Ese gol no solo llevó el partido a la definición desde el punto de penal. Ese gol elevó la moral de las japonesas por las nubes y puso muy nerviosas a las americanas. Y vaya si se notó. Las americanas fallaron 3 lanzamientos (con dos atajadas de Kaihori). Y Japón se unió así al selecto grupo de las campeonas mundiales con un balance en los penales de 3-1.

Las palabras de la protagonista
"Las jugadoras americanas son muy altas y es muy difícil contrarrestar ese factor, así que decidimos atacar en el primer palo en ese último saque de esquina. Mi primer idea era darle una volea al balón para ver si alguna compañera podía rematar. Aquel gol cambió mi carrera como jugadora. Realmente, no creo que pudiera volver a repetirlo. Es el mejor gol que he anotado nunca".
Homare Sawa, que ganó además la Bota y Balón de Oro adidas en Alemania 2011, y distinguida como Jugadora Mundial de la FIFA ese mismo año.

Disfruta del vídeo y si quieres saber más de este momento inolvidable, pincha aquí