El sol brilla con fuerza en este día de enero en Doha. Las temperaturas rondan los 20 grados y sopla una suave brisa. En el país donde en 2022 se celebrará la Copa Mundial de la FIFA hace un tiempo ideal para practicar el fútbol...

Muy cerca de la Aspire Academy, donde entrenan los mejores deportistas del futuro —algunos de los cuales sueñan con disputar la prueba reina en casa—, se oyen risas de niños. Mientras una selección juvenil ensaya una y otra vez las jugadas en la cancha y escucha atentamente las palabras de su entrenador, en el parque contiguo, Deema y Amir corren detrás de un balón.

Amir, de dos años, aún muestra cierta descoordinación al intentar controlar el pase de su hermana mayor, de seis. Después de todo, no hace tanto que aprendió a andar. Pero esto no resta un ápice de la diversión que siente al jugar con ella.

Sus sonrisas eclipsan los rayos del sol, porque es evidente que en ellos late la pasión por el fútbol. Dentro de cuatro años, ambos animarán a los mejores futbolistas del planeta en la Copa Mundial que se celebrará en su país junto a miles de personas procedentes de todo el mundo. Celebrarán victorias, sufrirán derrotas y disfrutarán, al fin y al cabo, del fútbol.

La estrategia detrás del seminario
El Taller de Expertos Técnicos de la FIFA 2018 congrega en este emirato del Golfo Pérsico a toda la familia del fútbol. O al menos a una pequeña representación.

75 expertos de la FIFA de 45 países distintos se darán cita esta semana en un seminario que forma parte de la estrategia "FIFA 2.0" de Gianni Infantino. Sus objetivos son seguir promoviendo el fútbol, salvaguardar su integridad y llevarlo a todos los rincones del planeta.

"El objetivo del taller, el primero de este tipo en cinco años, es informar a los expertos de la FIFA —todos ellos de distinta procedencia y con radios de acción diferentes—sobre nuestra nueva estructura y la filosofía ‘FIFA 2.0’, así como del programa para la promoción de las competencias técnicas, presentado recientemente", señala Juerg Nepfer, director de los Servicios Técnicos para el Desarrollo de la FIFA.

"A cada federación miembro le toca lidiar con retos muy concretos. Nosotros queremos ocuparnos de sus necesidades respectivas con programas hechos a medida", añade.

En el taller de Doha, la atención se centra en la formación y en la especialización de los directores técnicos, en los instructores e instructoras dentro de cada federación miembro, en el desarrollo del fútbol femenino y en la promoción de las categorías juveniles e infantiles.

"Para nosotros es primordial estar cerca de las federaciones miembro, ayudarles a que sean cada vez más autónomas y, de este modo, dotar a nuestros proyectos de una mayor durabilidad. En este sentido, la colaboración con las confederaciones que también están representadas por sus directores técnicos es muy importante", explica Nepfer.

Un debate enriquecedor
En las actividades, tanto teóricas como prácticas, y que se realizan o bien en pleno o en grupos reducidos, se debate sobre los contenidos vigentes y futuros de los programas de la FIFA, y se abordan valores como la transparencia, el sentido de pertenencia, la responsabilidad y la cooperación.

"Si echo un vistazo a mi alrededor, distingo aquello que tanto me gusta del fútbol: la diversidad". Con estas palabras saludó Mansoor Al Ansari, secretario general de la federación catarí, a los participantes de todos los continentes, quienes, a su vez, han depositado grandes esperanzas en las sesiones que van a tener lugar en Doha.

"El fútbol cambia constantemente. Estoy muy ilusionado ante una semana en la que primará el intercambio de información, el mismo que nos ayudará a mejorar", declaró Serguéi Aleinikov, legendario futbolista de la antigua Unión Soviética. Islam Akhmedov, experto de la FIFA de Uzbekistán, añadió: "Este taller nos ofrece a todos los participantes la oportunidad de reunirnos e intercambiar conocimientos para seguir promoviendo el fútbol".

Tejer la red de experto
Betty Wong, experta de la FIFA de Hong Kong, se muestra expectante ante la presentación de las novedades y del intercambio de ideas. “El fútbol femenino ya ha evolucionado mucho en Hong Kong. Antes, solamente teníamos una selección nacional y no se trabajaba la cantera".

"Ahora contamos con un delegado del fútbol femenino en la federación y con una financiación estable que nos permite acercar el fútbol a muchas niñas. El futuro pinta muy bien, y estoy encantada de poder contar mis experiencias y, al mismo tiempo, de descubrir historias que puedan servirnos de inspiración”, indica.

Este taller es un paso más para continuar tejiendo la sólida red de expertos de distintos ámbitos y, de esta manera, implementar los objetivos, los programas y la filosofía de la FIFA en las federaciones miembro de todo el planeta, así como para seguir desarrollando el deporte rey tanto cuantitativa como cualitativamente.

Seguro que Deema y Amir acabarán beneficiándose de todo ello pese a que, de momento, apenas sean conscientes de lo que ocurre a su alrededor. Mientras tanto, ambos siguen a lo suyo: jugando en el parque con alegría y fascinación pura por el fútbol.

Notas recomendadas