En un viaje de ida y vuelta a través de los resecos desiertos a nivel del mar hasta las altas y verdes mesetas a 2000 metros de altitud, una dinámica y poderosa delegación de la FIFA acaba de repartir esperanza por tres países de África oriental, gracias al poder del fútbol, en forma de proyectos.