Gracias al Proyecto Goal de la FIFA, la pequeña nación insular de Mauricio está a la vanguardia del fútbol base y el desarrollo social en África.