El fútbol tiene el poder de de unir a la gente y romper barreras, y eso permite a la FIFA convertirse en una plataforma para mejorar los estándares de educación, salud y sostenibilidad, así como la calidad de vida en todo el mundo.