El técnico inglés Ian Baraclough llevó al club irlandés Sligo Rovers a su periodo de mayor éxito, lo que inspiró al fútbol local para desarrollarse como nunca antes se había visto.