Al no contar con estadios tradicionales de fútbol, la candidatura de Estados Unidos fue una elección inesperada por muchos para albergar la Copa Mundial de la FIFA 1994. Sin embargo, aquella fase final resultó una edición rica en goles y emociones, disfrutó de una concurrencia multitudinaria y, el 17 de julio de 1994, atrajo la atención del mundo entero hacia un rinconcito de California, el estadio Rose Bowl, escenario de la gran final.

Enclavado al borde de las montañas de San Gabriel, en la ciudad de Pasadena, al norte de Los Ángeles, este colosal estadio acomodó a 94,194 espectadores y no fue sólo un telón de fondo ideal para la rutilante final entre dos tricampeones mundiales, Brasil e Italia, sino además todo un tributo al crisol de culturas que es el sur de California.

Los sudamericanos conquistaron su cuarta Copa Mundial de la FIFA en la tanda de penales, tras una contienda un tanto decepcionante. Al término del encuentro, la Seleção pudo poner sus manos sobre el nuevo Trofeo Copa Mundial de la FIFA, después de haberse quedado con el viejo trofeo Jules Rimet al ganarlo por tercera vez en 1970. Las auténticas estrellas del torneo, Romário y Roberto Baggio, no se hicieron notar, aparte del famoso fallo del italiano en el lanzamiento del penal, pero el ambiente en la grada fue admirable por su animación. Los espectadores vivieron una auténtica fiesta en un Rose Bowl que disfrutó aquel día de su momento de máxima gloria.

Un estadio de la "Major League"
No obstante, el propio recinto, a tan sólo unos kilómetros del encanto de Hollywood, ya estaba acostumbrado a ser foco de atención. El Rose Bowl, uno de los principales estadios del fútbol americano, ha sido la sede de cinco Super Bowls y se convierte cada año en el escenario del partido en el que se decide el también llamado Rose Bowl, el título de la liga universitaria de fútbol americano. Además, el recinto albergó el partido por la medalla de oro olímpico en 1984, al que asistieron 101,799 espectadores para ver cómo Francia vencía 2-0 a Brasil.

Más recientemente, en 1999, en él se celebró la final de la Copa Mundial Femenina de la FIFA, en la que las anfitrionas derrotaron a China en la tanda de penales. Al encuentro, en que las estadounidenses se ciñeron su segunda corona mundial, asistieron más de 90,000 espectadores.

Finalizado en 1922, el Rose Bowl ha aumentado su capacidad a lo largo de los años. Construido en forma de herradura, su aforo aumentó desde las 57,000 localidades a 76,000 en 1929, cuando se inauguró la tribuna sur. A finales de 1959, podía acomodar a 100,000 espectadores. Poco a poco, el recinto evolucionó a partir de sus raíces en el fútbol americano. Allí se han celebrado innumerables espectáculos y conciertos, así como el mercado "al aire libre" más grande del mundo, y muchos partidos internacionales de fútbol han entretenido a públicos de todas las edades.

El Galaxy de Los Ángeles, equipo de la liga estadounidense, lo adoptó como sede durante siete temporadas, y no sólo la selección estadounidense de fútbol acudía allí con regularidad, sino también la mexicana y muchas selecciones centroamericanas se las apañaron para jugar ante seguidores de todo tipo. Aunque la escuadra de Estados Unidos normalmente ha evitado enfrentarse allí a combinados de países de habla hispana, que hubieran atraído a un mayor número de seguidores a su favor, hasta la fecha los estadounidenses han jugado en el recinto en 15 ocasiones, de las cuales sólo han perdido tres.

La primera de estas derrotas se produjo ante Rumania por 1-0, en el último partido de grupo de Estados Unidos en la Copa Mundial de la FIFA 1994, disputado el 26 de junio. Cuatro días antes, los jugadores vestidos de rojo, blanco y azul habían sorprendido a la reputada Colombia con un 2-1 en la misma cancha. Más de 93,000 personas estuvieron presentes en la primera victoria de Estados Unidos en la Copa Mundial de la FIFA desde 1950, y aclamaron a la joven selección triunfadora en su vuelta de honor al estadio. También fueron testigos del infausto gol en propia puerta del colombiano Andrés Escobar, que sería asesinado en su país poco después del evento.

Momentos para el recuerdo
Por supuesto que la mayoría de los recuerdos futbolísticos del Rose Bowl no son tan ominosos, y hacen referencia tanto a competiciones continentales como mundiales. El famoso triunfo de Rumania sobre Argentina por 3-2 en la segunda ronda de la Copa Mundial de la FIFA 1994 destaca como uno de los choques más apasionantes del torneo.

Ilie Dumitrescu fue el látigo de la Albiceleste aquel día. Dumitrescu marcó dos goles en los primeros 18 minutos y, a continuación, metió el balón perfectamente entre tres defensas hacia la carrera de Gheorghe Hagi. El astro rumano, que fue una de las revelaciones del torneo, no perdonó y se convirtió en el autor del tercer gol de su equipo. Las dianas de Gabriel Batistuta y Abel Balbo fueron en vano, y Argentina, a la que Diego Armando Maradona observaba impotente desde la grada, abandonó pronto aquella fase final.

El Rose Bowl fue también testigo de los altibajos de la escuadra revelación del torneo, Suecia. Precisamente en Pasadera, los suecos sucumbieron en la semifinal a causa del quinto gol de Romário en la competición y también en Pasadena se hicieron con el tercer puesto de aquella edición al imponerse a Bulgaria por 4-0.

La propia final puede que no estuviera a la altura de las expectativas, pero ha dejado muchas escenas pegadas en la memoria: el lesionado Baggio con la cabeza entre las manos, una cadena de brasileños celebrando la victoria que dedicaron al fallecido campeón de automovilismo Ayrton Senna, y el bravo y veterano líbero italiano Franco Baresi a lágrima viva tras jugar el partido de su vida y fallar su penal. Como decía una pancarta que colgaba de los elegantes muros del recinto, allí se estaba "haciendo la historia del fútbol".

Con la construcción de un campo específico para la práctica del fútbol, aunque más pequeño, el Home Depot Center, al sur de Los Ángeles, los días del Rose Bowl como estadio internacional han perdido el lustre de antaño, pero siempre quedarán los recuerdos de sus tiempos de gloria al sol del fútbol mundial.

Partidos organizados

Copa Mundial de la FIFA Estados Unidos 1994 ™

Copa Mundial del Fútbol Femenino de la FIFA EE UU 1999 ™