Si antaño el icono del tenis alemán Boris Becker llamaba a Wimbledon su salita de estar, la Mannschaft debe de albergar sentimientos parecidos hacia el Signal Iduna Park de Dortmund, antes conocido como el Westfalenstadion. Ya en la puesta de largo del recinto el 2 de abril de 1974, el entonces seleccionador alemán, Helmut Schoen, comentó: “Este estadio de fútbol sólo es superado en el mundo por el estadio Azteca de Ciudad de México”.

La “Ópera del Fútbol”, que es como se lo conoce en Alemania, fue erigida originalmente para la Copa Mundial de la FIFA 1974™. Un total de 34 millones de marcos costó la construcción del recinto de cerca de 54.000 localidades. Las obras tardaron tres años en completarse, y lo hicieron a tiempo para la prueba reina. El edificio abrió sus puertas el 2 de abril de 1974 con un partido de beneficencia entre el Borussia Dortmund y su más añejo rival, el Schalke 04. Su diseño marcó la pauta para el levantamiento y el desmantelamiento de muchos otros recintos, porque fue el primer estadio exclusivamente de fútbol en Alemania: fiel al modelo inglés, ninguna pista de atletismo separaba a los espectadores del terreno de juego. Desde entonces, ha atesorado una formidable historia.

El astro del fútbol germano Wolfgang Overath, a la sazón centrocampista estelar del FC Koeln, confesó en su día su envidia: “Este estadio sólo tiene una pega: que no está en Colonia”. En este contexto, cabe señalar que el coliseo futbolístico de Dortmund debe su génesis hace 40 años precisamente a las autoridades de la ciudad de Colonia. En 1965, los mandatarios de Dortmund votaron en contra de la ampliación del estadio Rote Erde [ndlr: la anterior casa del BVB, que hoy yace junto al estadio actual] y a favor de la construcción de uno nuevo. Como a principios de la década de 1970, la ciudad de Colonia había renunciado a erigir un nuevo coliseo, Dortmund tuvo vía libre para postularse como sede del Mundial de 1974, y de paso para la construcción de un estadio de nueva planta, gracias al dinero que había quedado disponible por la renuncia de Colonia.

Con la infraestructura llegó el progreso
Zaire, Escocia, Suecia, Brasil y el vigente subcampeón del mundo, Países Bajos, jugaron los partidos de la primera ronda en la cita mundialista de 1974 en el Westfalenstadion. Y la presencia del nuevo recinto propició el crecimiento de los clubes locales. Sólo dos años después de aquel torneo, el Borussia Dortmund, que hasta entonces había competido en la tercera categoría, logró dar el salto a la división de honor de Alemania, y en 1983 logró regresar a la escena europea.

El estadio tuvo que adaptarse progresivamente al rápido desarrollo en el ámbito deportivo. Desde principios de los años 90, el Signal Iduna Park ha sido sucesivamente modernizado y ampliado. Mientras tanto, el aforo, que era de cerca de 83.000 espectadores, ha descendido ligeramente hasta albergar a 80.000. Hoy cunde en sus gradas un ambiente incomparable, que impresiona incluso a los hinchas de los equipos visitantes. Ya sólo la tribuna sur, de 100 metros de largo, 52 metros de ancho y 40 metros de alto —la mayor grada de localidades de pie— da cabida a 25.000 personas. Y los ocho pilares de color amarillo chillón que sustentan el techo, tienen 62 metros de altura y se yerguen majestuosamente sobre la urbe de la Cuenca del Ruhr.

No es de extrañar, por tanto, que los aficionados se refieran al recinto con el nombre de “el Templo” y con la sentencia de “el estadio más bello de la República”.  Sin duda es uno de los coliseos más grandes y confortables de Europa.

Un volcán en ebullición
Las entradas se agotan casi siempre para ver al club local, el Borussia Dortmund, vencedor de la Liga de Campeones de la UEFA en 1997. En 2001 se celebró en un Westfalenstadion lleno hasta la bandera la final de la Copa de la UEFA entre el Liverpool y el Deportivo Alavés. Poco tiempo después se decidió ampliar las esquinas del edificio, con lo cual las localidades con asiento alcanzaron la cifra de 69.000. En el Mundial de 2006, el aforo rondó los 65.000 espectadores. Cuatro partidos de la fase de grupos, un choque de octavos de final y una semifinal tuvieron lugar aquí. A continuación se emprendieron más remodelaciones.

En 2009, el venerable diario inglés The Times lo designó como el mejor estadio del mundo: “Este recinto fue construido única y exclusivamente para el fútbol y para el recreo de los aficionados. Todas las finales de la Copa de Europa deberían escenificarse aquí, porque aquí reina el mejor ambiente del continente”, arguyeron los periodistas ingleses.

También la selección de Alemania se ha beneficiado de este magnífico edificio: desde su primer encuentro internacional en el Westfalenstadion, disputado el 17 de abril de 1974 contra Hungría (5-0), la Mannschaft se mantuvo 32 años invicta en esta sede. En 12 partidos, registró un balance de 11 victorias y un empate, contra Gales en 1977. “La atmósfera es insuperable, es un volcán en ebullición”, se extasiaba el anterior seleccionador germano, Juergen Klinsmann. Tim Borowski, exinternacional alemán e icono del Werder Bremen, estuvo de acuerdo: “Los hinchas de Dortmund son fenomenales. Eso representa una enorme ventaja para el equipo local cuando se deja llevar por el entusiasmo de la grada”.

Una derrota en 15 partidos
Sin embargo, ni el apoyo unánime de la hinchada doméstica pudo impedir el naufragio del combinado teutón justamente en el partido número 13. El fracaso por 0-2 ante Italia en la prórroga de la semifinal de la Copa Mundial de la FIFA 2006™ sigue escociendo aún hoy. El sueño de Philipp Lahm, Michael Ballack y compañía de reconquistar el Mundial se disipó el 4 de julio de 2006. Ésa ha sido la única derrota que lamentar por parte de los anfitriones hasta la fecha. En la reedición de ese duelo en el mismo lugar en febrero de 2011, el asunto se saldó con tablas, 1-1. Y en octubre de 2008, Alemania volvió a ganar aquí a Rusia por 2-1 en un clasificatorio mundialista.

El Signal Iduna Park seguirá desempeñando un papel importante en el fútbol alemán. Entre otros motivos, porque Dortmund asigna un gran valor a la tecnología de vanguardia. Desde 2011, los aficionados disfrutan de cuatro pantallas de vídeo de 41 metros cuadrados instaladas alrededor del estadio. A partir de la temporada 2014, se incorporará además una red Wi-Fi gratuita.

Ahora bien, a pesar de toda esta tecnología y modernización, hay una cosa que no cambiará durante las próximas décadas: el estadio de Dortmund seguirá siendo una fuente inagotable de intensas sensaciones y estremecimientos, tanto en lo alto de las gradas como a ras de césped.

Partidos organizados

Eliminatorias de la Copa Mundial de la FIFA 1998 - Europa

10 sep. 1997 - 01:00 Hora Local
10 sep. 1997
Partido 27
FIFA World Cup™ Qualifier
Grupo 9
Signal-Iduna-Park
Dortmund
10sep.
Alemania
AlemaniaGER
Armenia
ArmeniaARM
Final del partido
Fin
4-0

UEFA EURO 2000 Prel. Comp.

08 sep. 1999
08 sep. 1999
Partido
Continental Qualifier
Grupo 3
Signal-Iduna-Park
Dortmund
08sep.
Alemania
AlemaniaGER
Irlanda del Norte
Irlanda del NorteNIR
Final del partido
Fin
4-0

Copa Mundial FIFA Corea/Japón 2002, Comp. Prel. UEFA

14 nov. 2001 - 20:30 Hora Local
14 nov. 2001
Partido
Repesca
Signal-Iduna-Park
Dortmund
14nov.
Alemania
AlemaniaGER
Ucrania
UcraniaUKR
Final del partido
Fin
4-1

UEFA EURO 2004 Prel. Comp.

10 sep. 2003 - 20:45 Hora Local
10 sep. 2003
Partido
Continental Qualifier
Grupo 5
Signal-Iduna-Park
Dortmund
10sep.
Alemania
AlemaniaGER
Escocia
EscociaSCO
Final del partido
Fin
2-1

Copa Mundial de la FIFA Alemania 2006 ™

Eliminatorias de la Copa Mundial de la FIFA 2010 - Europa

Eurocopa 2016: clasificatorio

07 sep. 2014 - 20:45 Hora Local
07 sep. 2014
Partido 0
Signal-Iduna-Park
Dortmund
07sep.
Alemania
AlemaniaGER
Escocia
EscociaSCO
Final del partido
Fin
2-1