Marcelo Martins Moreno sabe que ya no les queda margen de error. A seis jornadas del final de la competición preliminar de la zona sudamericana, y con cinco partidos por disputar, el delantero reconoce la situación negativa en que se encuentra Bolivia, actualmente penúltima en la pugna por alcanzar la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™. El jugador del Flamengo, recién llegado a Río de Janeiro y que cumplirá los 26 años el 18 de junio, sigue alimentando el sueño de participar en la mayor cita del deporte rey en el país donde vive, y que ya considera su casa. 

El viernes 7 de junio, Bolivia, que tiene nueve puntos, recibe a Venezuela, quinta de la tabla, con 11. El martes 11, Moreno y compañía se medirán con Chile en Santiago. Los bolivianos ya no pueden permitirse desperdiciar puntos, y lo mismo dice el ariete respecto a sus oportunidades ante los guardametas contrarios. “Si el arquero no puede fallar, el atacante tampoco. Soy consciente de que debo atraer el juego hacia mí y aprovechar todas las ocasiones de marcar que tenga. Estoy muy concentrado en estos partidos. Sé que puedo ayudar y lucharé hasta el final para llevar a mi equipo al Mundial”, afirma en una entrevista con FIFA.com.

Es evidente que la tarea de Bolivia no resultará fácil. No lo ha sido para nadie desde el comienzo de la competición preliminar. En la zona sudamericana el equilibrio es grande, e incluso selecciones tradicionalmente fuertes, como Uruguay, sexto, y Paraguay, noveno y último, están encontrando problemas. “Sin duda, hay más competencia que en anteriores eliminatorias”, señala Moreno. Sin embargo, deposita sus esperanzas precisamente en el equilibrio de fuerzas: “Todos los equipos están todavía en carrera, así que de aquí hasta el final puede pasar cualquier cosa”.

El delantero centro, que ha vestido los colores de Vitória, Cruzeiro y Grêmio en Brasil, Shakhtar de Donetsk en Ucrania, Werder Bremen en Alemania y Wigan en Inglaterra, es ya un veterano, y sabe que la necesidad de ganar no puede desestabilizar al plantel. Para Moreno, lo que le falta a Bolivia es ofrecer a domicilio el mismo rendimiento que en casa, donde ha sumado ocho de sus nueve puntos. “Eso no quiere decir que debamos atacar de cualquier forma y desordenados. Hay que jugar con inteligencia, mantener la calma para desplegar nuestro mejor fútbol e intentar marcar. Venezuela ha crecido mucho en estos últimos años, y Chile siempre ha sido muy fuerte. En estos dos partidos, no esperamos ningún regalo”.

Metas ambiciosas también en el Flamengo

Marcelo Moreno llegó a Brasil con 17 años, y ha pasado buena parte de su carrera en el país que llama mayor escuela de fútbol del mundo. “Es un lugar que me ha recibido muy bien, donde me siento cómodo. Jugar el Mundial aquí sería un sueño. No solo mío, sino de mi familia, mis amigos y todo mi país. Bolivia no juega un Mundial desde 1994, ya hace mucho tiempo, y queremos volver a situar a la selección entre las mejores del mundo. ¡Queremos pasar a la historia!”.

Otro momento destacado para él sería actuar en el Maracaná. Todo lo que sabe del estadio lo ha visto por televisión, antes y después de ser remodelado. “Ha sido el escenario de muchas victorias y momentos importantes para el Flamengo, y eso hace que tenga aún más ganas de jugar un partido en un templo del fútbol con esta camiseta”. Su relación con el conjunto carioca ha empezado bien. En tres encuentros disputados hasta la fecha —ha sido titular en dos—, ya ha conseguido su primer gol. El club continúa en busca de su primer triunfo en la liga brasileña, pero Moreno cree que su evolución coincidirá con una fase mejor del equipo. Y las metas para la temporada de 2013 son ambiciosas.

“Nuestro equipo todavía está en formación, ajustándose. Sé que en los primeros partidos no hemos rendido todavía al nivel que la afición espera de nosotros, pero tendremos una larga parada durante la Copa Confederaciones, podremos pulir lo que haga falta y encadenar la secuencia de buenos resultados que tanto deseamos. En un principio, tengo en mente la Copa Libertadores. Si conseguimos que el equipo arranque, con la fuerza de nuestra hinchada apoyándonos, estoy convencido de que también podremos ser candidatos al título”.