• Steinhaus es la primera mujer que dirige un partido en la Bundesliga
  • Policía de profesión, ha sido elegida 6 veces árbitra del año en Alemania 
  • Tiene gran experiencia tanto en el fútbol masculino como en el femenino

El domingo 10 de septiembre, con ocasión del partido entre el Hertha de Berlín y el Werder Bremen, Bibiana Steinhaus se convirtió en la primera mujer que arbitra un partido en la Bundesliga.

A sus 38 años, esta comisaria de policía seis veces elegida mejor árbitra del año en Alemania ha dirigido ya 80 encuentros en la segunda categoría del fútbol germano desde 2007. Además, Steinhaus también arbitra con frecuencia en competiciones de fútbol femenino. FIFA.com ha dialogado con la colegiada germana.

Enhorabuena por su ascenso a la Bundesliga. ¿Considera usted que ahora es mejor árbitra que el año pasado?
Muchas gracias. Lo cierto es que los árbitros también evolucionan. Lo que está claro es que ahora tengo un año más de experiencia.

¿Hasta qué punto se ve usted como una pionera? ¿O es que simplemente quiere dirigir partidos de la Bundesliga?
En lo que se refiere al resto de compañeros del estamento arbitral, el hecho de que yo sea mujer no tiene relevancia alguna. A todos los colegiados se nos valora en función de los mismos criterios y, lógicamente, por nuestro rendimiento sobre el campo. Un dato importante es, por ejemplo, que la totalidad de los cuartos árbitros de la Copa Mundial Sub-17 de la FIFA India 2017 serán mujeres, y la selección se hace exclusivamente en función del rendimiento.

Un hito para Bibiana Steinhaus y la Bundesliga

A lo largo de los años habrá tenido seguramente alguna experiencia negativa por el hecho de ser mujer, ¿no es así?
Yo no utilizaría la expresión experiencia negativa. Todas y cada una de las experiencias que vivo me sirven para aprender, progresar y me dan más margen de actuación, como persona y como árbitra. Yo lo veo como una suerte y una alegría.

¿Cómo describiría usted su estilo de arbitraje?
Un árbitro se distingue por el acierto de sus decisiones y por su personalidad sobre el terreno de juego. Tomar las decisiones correctas es importante, y en eso radica lo más fundamental. Además, hay que mantener una buena comunicación e interacción con los delegados de los clubes, los jugadores y, lógicamente, con el resto del equipo arbitral.

A la hora de encarar un partido, ¿lo prepara usted de forma específica o prefiere saber lo menos posible para mantener la máxima neutralidad? Hay árbitros a favor de uno u otro planteamiento.
Sí, conozco los dos casos. Por lo que a mí respecta, soy de las que prefiere preparar cada partido de forma específica. Intento prepararme lo mejor posible, pero sin crearme ningún tipo de predisposición. Una preparación exhaustiva me da la posibilidad de anticiparme a lo que pueda ocurrir durante el partido.

¿Es usted muy meticulosa entonces?
El fútbol ha evolucionado y todo se ha vuelto más rápido. A los árbitros también nos toca adaptarnos a esa evolución.

¿Qué recuerdo guarda de las finales que dirigió en la Copa Mundial Femenina de la FIFA Alemania 2011 y en el Torneo Olímpico de Fútbol Femenino Londres 2012?
Guardo un recuerdo fantástico, no solo de esos partidos en concreto, sino de los dos certámenes en su conjunto. Había un equipo arbitral estupendo, y no solo los 50 o 60 que éramos, sino también la gente que está detrás. Antes de los certámenes todos habíamos trabajado mucho para tener la posibilidad de participar, y una vez allí vivimos unas semanas fantásticas que nos sirvieron para acumular experiencia. Es maravilloso poder formar parte de un Mundial que se celebra en tu país.

Llama la atención que los árbitros hablen tanto de trabajo en equipo cuando desde fuera se suele pensar que están solos ante el peligro…
Pues es una pena que se piense así. Lo que se ve en los partidos es casi siempre un equipo de cuatro árbitros, pero la verdad es que somos muchos más. Como ya he comentado, en un gran certamen por ejemplo somos unos 50 que salimos al césped y aproximadamente otros 30 que no se ven. Todos trabajamos mucho para ofrecer la mejor actuación arbitral y garantizar así una competición con condiciones ideales para los equipos participantes.

Muchas veces ocurre incluso que hasta los asistentes pasan desapercibidos y es exclusivamente el árbitro principal quien centra la atención.
Las cosas solo funcionan si se trabaja en equipo. Debemos tomar las decisiones correctas juntos. El fútbol de hoy es muy complejo, como en lo que concierne al fuera de juego. Puede darse, por ejemplo, una situación en la que hay que determinar si un jugador está en fuera de juego y, en caso de que lo esté, hasta qué punto afecta su posición a la visibilidad del portero. En tales circunstancias, el cuerpo arbitral tiene que comunicarse a toda velocidad y de forma eficiente. Un árbitro por sí solo no puede tomar una decisión así.

Imagino que conocerá usted el documental Referees at Work (‘Árbitros trabajando’), en el que se puede apreciar el grado extremo al que llega la comunicación entre los árbitros.
¡Pues sí! Ese documental es un ejemplo de lo extremadamente complejo y fascinante que resulta el trabajo de un árbitro. No estamos solos ante el peligro, sino que trabajamos en equipo.

¿Qué consejo les daría a los aspirantes a árbitro, sobre todo a los más jóvenes?
Les diría que se lo pasen bien arbitrando y que entiendan el arbitraje como un trabajo en equipo, además de que compartan y disfruten la experiencia con los compañeros.

Usted ha conseguido ya el gran objetivo de arbitrar en la Bundesliga. ¿Qué metas le restan ahora por alcanzar en el futuro?
Prefiero ir partido a partido. Llevo arbitrando 20 años en los que he tenido ocasión de vivir grandes momentos, aunque también he sufrido algunos reveses. Me siento feliz y agradecida por tener la oportunidad de arbitrar en la Bundesliga.