Cuando iba perdiendo por 2-0 contra Montenegro al final de la primera parte de su clasificatorio para la Copa Mundial de la in FIFA Rusia 2018™ disputado en noviembre, Armenia debió de sentir que su cuarta derrota en otros tantos partidos estaba prácticamente sentenciada. Con dos goles muy seguidos de Damir Kojasevic y Stevan Jovetic, los visitantes llegaron al descanso con el control absoluto del partido y con visos de registrar contra el modesto equipo local su tercera victoria consecutiva en el Grupo E.

Sin embargo, el seleccionador de Armenia, Artur Petrosyan, en su primer partido como técnico de la absoluta tras la dimisión de Varuzhan Sukiasyan, y sus jugadores tenían otras ideas. El equipo saltó al terreno de juego en la segunda parte totalmente reactivado y organizó una remontada aguerrida y sorprendente hasta igualar el marcador y conseguir una victoria in extremis gracias al tanto del mediocampista ofensivo Gevorg Ghazaryan.

El resultado otorgó a Petrosyan un debut triunfal en el banquillo de la selección y propulsó a la nación del sudeste de Europa hasta el puesto 87º (una ascensión de 38 escalones) en la Clasificación Mundial FIFA/Coca-Cola. Armenia se convirtió así en el equipo de mayor progresión en la tabla del mes de noviembre.

Una estrella nacional guía el camino
Petrosyan, mediocampista en su época de jugador y cuatro veces campeón de la primera división armenia con el Shirak Gyumri, jugó también en el fútbol suizo con el Young Boys y el FC Zúrich, y colgó las botas en 2006 para ejercer como entrenador de juveniles en el FC Zúrich. Tras una estancia en el puesto de asistente del entonces seleccionador de Armenia, el suizo Bernard Challandes, desde 2014 hasta 2015, accedió al cargo de seleccionador en octubre de 2016, aunque el momento de su promoción sorprendió a propios y extraños.

“Nunca pensé que sucediera tan pronto”, ha declarado el técnico, de 44 años, a Mediamax Sport. “Creí que llegaría hasta aquí después de algunos años más en el fútbol de clubes. Todo pasó muy deprisa. Jugué varios años en la selección nacional y no tenía derecho a rechazar su oferta en un momento tan difícil. Estoy convencido de que tengo suficiente autoridad para trabajar con el equipo”.

Petrosyan, el cuarto jugador con más partidos disputados con el equipo nacional, un total de 69, tiene el honor de haber participado en el primer encuentro internacional de Armenia, saldado con empate a 0-0 contra Moldavia. Fue además el máximo goleador histórico de la selección hasta que lo superó Henrikh Mkhitaryan, del Manchester United.

Emocionado por la impresionante remontada de los suyos contra Montenegro, en la que Armenia registró su primera victoria en un partido oficial desde octubre de 2013, Petrosyan afirmó que su triunfal debut en el cargo está a la altura de uno de los mejores momentos en el fútbol internacional que vivió como jugador. Se produjo cuando el mediocampista, oriundo de Gyumri, marcó el gol de la victoria contra Irlanda del Norte, al cabo de una soberbia jugada en solitario, en un partido de clasificación para la EURO 2004 de la UEFA en marzo de 2003. Con este tanto puso fin a una sequía de triunfos en los clasificatorios que, en aquella época, se remontaba a octubre de 1999.

“Sentí estas mismas sensaciones tras derrotar a Irlanda del Norte en 2003”, confesó Petrosyan. “La situación era parecida, tres años y medio sin ganar, y anoté el gol decisivo. Las emociones son las mismas que al final del encuentro contra Montenegro”.

Ahora que ha concluido su racha de tres años sin victorias en los clasificatorios y se ha embarcado en un espectacular ascenso por la clasificación de la FIFA, Armenia llegará motivada a su próximo encuentro en la competición preliminar de Rusia 2018, que disputará como local en marzo contra el farolillo rojo del Grupo E, Kazajstán.

“Trataremos de reforzar las buenas decisiones y el buen juego que desplegamos en el partido contra Montenegro. Al mismo tiempo, trabajaremos para corregir los fallos y los errores”, aseguró Petrosyan.

“En el partido quedó claro que nuestro mayor problema es la defensa. Hemos progresado en comparación con los choques anteriores, pero cometimos muchos errores tácticos. Sin embargo, poseímos el balón más tiempo y podíamos haber apretado mucho más, pero no lo hicimos. Lo solucionaremos para la próxima vez”.