Este fin de semana termina la Copa Africana de Naciones 2017 (CAN 2017), y seguro que Suazilandia aún está pensando en lo que pudo haber sido y no fue. El Sihlangu estuvo dolorosamente cerca de clasificarse para la gran cita de la CAF, que además hubiese sido su primer gran torneo. Pero Zimbabue, su rival dentro del Grupo L en los preliminares, le arrebató el billete para Gabón 2017.

Pese a la decepción, el modesto combinado puede consolarse recordando su valiente trayectoria en 2016, año en el que pasó del puesto 133º de la Clasificación Mundial FIFA/Coca-Cola al 99º, su mejor registro de todos los tiempos. Lejos queda 2013, cuando el fútbol del país parecía estar bajo mínimos y la selección languidecía en las profundidades del escalafón, en el peldaño 186º, después de su humillante derrota por 10-0 a manos de Egipto, la más abultada de su historia.

"Fue un momento de orgullo para nosotros y esperamos seguir trabajando duro y mejorando como equipo", cuenta el defensa Siyabonga Mdluli sobre la escalada de Suazilandia en la Clasificación Mundial. "Hemos demostrado mucha determinación y con los jugadores con los que contamos actualmente podemos luchar y, con suerte, clasificarnos para la próxima CAN".

"A punto estuvimos de ir a Gabón 2017, pero quizás pagamos cara nuestra falta de experiencia. El equipo ha trabajado mucho y tenemos que seguir trabajando los unos por los otros. Cuando una persona comete un error, todos cometemos un error. Es una labor de equipo".

Un año para el recuerdo
Bajo la batuta de Harries Bulunga, maestro de profesión que dejó su puesto como técnico a finales de septiembre, el Sihlangu cosechó clamorosas victorias en casa y a domicilio contra Guinea, cabeza de serie del Grupo L. Estos resultados permitieron a sus pupilos soñar con la CAN Gabón 2017. Y aunque no pudo ser, sus empates contra Zimbabue y Malawi contribuyeron a consolidar su trayectoria ascendente y a forjar una nueva sensación de optimismo en el seno de la formación.

Esa confianza quedó patente en la Copa COSAFA, un torneo en el que compiten países de África meridional. Durante el mismo, Suazilandia no dejó de causar problemas a las potencias tradicionales hasta conquistar la medalla de bronce, igualando así su mejor registro en la competición.

"Terminamos la Copa COSAFA con sentimientos encontrados", explica Mdluli, de 30 años de edad. "Por una parte estábamos muy contentos de haber logrado la tercera plaza, y al mismo tiempo también estábamos bastante decepcionados porque nuestro objetivo era llegar a la final".

Jugadores en el extranjero y planes de futuro
Precisamente fue en la Copa COSAFA donde Felix Badenhorst, una de las grandes figuras de Suazilandia, llamó la atención de varios clubes africanos gracias a su fino olfato goleador, que le hizo proclamarse máximo anotador del certamen. La amplia mayoría de los integrantes del combinado desempeñan su oficio en el campeonato nacional, sin embargo, Badenhorst rompió moldes al unirse a su compatriota Mthunzi "Xavi" Mkhontfo en las filas del AS Vita de la RD del Congo tras su impresionante rendimiento en el certamen regional.

Mdluli, capitán del Green Mamba de la Premier League de Suazilandia, espera que esto suceda con más frecuencia en el futuro. "La mayor parte de nuestro equipo está compuesta por futbolistas afincados aquí, así que para nosotros es un estímulo que [Badenhorst y Mkhontfo] estén jugando en el extranjero", apunta el férreo zaguero. "Nos gustaría que más de nuestros internacionales jugasen fuera, sería muy beneficioso para nuestra selección".

Los preliminares para Camerún 2019 empiezan en junio de este año y, para abordarlos, Mdluli y los suyos se inspirarán en su impresionante actuación en las eliminatorias de Gabón 2017. Al Sihlangu, que ahora mismo conjuga a la perfección juventud y veteranía, le espera una tarea complicada, dado que ha quedado encuadrado en el mismo grupo que Túnez, Egipto y Níger. Con todo, los valientes tapados ya han dejado bien claro que los grandes del continente no deberían subestimarlos.

Frederick Mngomezulu, secretario general de la Federación Suazi de Fútbol, afirma: "Sabemos de lo que son capaces nuestros oponentes. Ya nos hemos enfrentado a Egipto; Túnez también es una potencia y Níger se impuso a Sudáfrica en los clasificatorios en 2012, pero si queremos mejorar en este deporte tenemos que nadar con los peces gordos".

Y aunque Suazilandia ciertamente parece el pez chico comparada con semejantes adversarios, no hay duda de que va por el buen camino.