• Inesperado ascenso de Chinese Taipei en el escalafón mundial
  • El nuevo seleccionador, Gary White, ha tenido un efecto instantáneo
  • El inglés dirigió hace poco a Guam, con un éxito notable

Chinese Taipei acaba de alcanzar su mejor posición histórica en la Clasificación Mundial FIFA/Coca-Coca. Y no es ninguna casualidad que este hito se haya producido coincidiendo con la reciente llegada de Gary White al puesto de seleccionador. El técnico inglés está dirigiendo a su cuarto combinado nacional y es un especialista en mejorar equipos: con todos consiguió su máximo puesto en el escalafón global.

White apenas tiene 43 años, pero ya ha batido récords históricos con cuatro selecciones de recursos modestos, empezando por las Islas Vírgenes Británicas, a finales de la década de 1990. A continuación pasó nueve años al frente de las Bahamas, para luego distinguirse cosechando éxitos inéditos con Guam.

Guam, a su pesar, llegó a tener el récord de peor derrota en la competición preliminar de la Copa Mundial de la FIFA™, y White no solo fue capaz de conducir a sus hombres a la segunda ronda de los clasificatorios de Rusia 2018, sino que también obtuvo una memorable victoria sobre la India, un país que no podría presentar mayor disparidad en población respecto a la pequeña isla del Pacífico.

Ahora está obrando milagros con Chinese Taipei. El conjunto del este de Asia participó en dos Copas Asiáticas en los años 1960, y fue pionero del fútbol femenino en la región, pero sus últimas décadas no han sido tan exitosas, y no se veía ninguna solución clara en el horizonte.

Este año empezó con mal pie la fase previa de la Copa Asiática, y quedó a punto de sufrir una eliminación prematura. Entonces llegó White. No ha dirigido más que dos partidos y Chinese Taipei ya apunta a una clasificación con la que muy pocos contaban, además de ocupar un histórico 143º puesto en la tabla global.

Una fantástica noche de octubre en Taipei

A la victoria sobre Mongolia le siguió un triunfo por 2-1 ante Bahréin. Este segundo resultado ha tenido una significación enorme, al lograrse ante un adversario que compitió en la última edición de la Copa Asiática y disputó la repesca intercontinental de los Mundiales de 2006 y 2010. Un mes antes de la llegada de White, los bahreiníes habían goleado 5-0 a Chinese Taipei.

Esta reacción ha sido de tal magnitud que la victoria sobre Bahréin se conoce ahora coloquialmente como "10-10", en referencia a la fecha del partido.

Los secretos de la magia
¿Cuáles son pues las claves del éxito de White? "A medida que uno avanza en su carrera, va eligiendo cosas que funcionan", explica el seleccionador a FIFA.com. "Los aspectos culturales y los valores del equipo son algo que también utilizo en todos los sitios a los que voy".

"Los jugadores lo asimilaron de inmediato, y se reflejó dentro de la cancha contra Bahréin. Mi enfoque consiste en hacer que los futbolistas me entiendan como entrenador, y mostrarles que me preocupo por ellos como personas, antes de hablar de la táctica".

White afirma que la liga nacional tiene un buen nivel, y él también puede convocar a ocho jugadores que compiten en el extranjero, la mayoría en la RP China. "Siempre supe que tenían potencial, aunque carecían de una cultura ganadora", analiza White. "Aquí hay verdadero talento, pero ellos deben convencerse de que lo tienen. Y con los jugadores que están en China y en Europa hay una buena combinación".

A las puertas de hacer historia
Si Chinese Taipei obtiene un buen resultado en el partido que le espera el mes que viene en Turkmenistán tendría a su alcance poner fin a 51 años de ausencia del torneo continental.

"Si ocurre, se desatará una locura absoluta", advierte White. "En estos momentos hay un verdadero fervor por el fútbol, entre el público y los medios de comunicación, algo positivo en un país en el que dominan el béisbol y el baloncesto. Demuestra que quieren que el fútbol sea importante".

"Hay un margen amplísimo para desarrollar el programa dentro y fuera del terreno de juego. Nos daría un impulso tremendo. De cara al futuro, lo sería todo", pronostica el técnico.

"El fútbol es el principal deporte entre los jóvenes hasta la edad de unos 12 años, de modo que cuenta con unos cimientos sólidos. La gente ve mucho fútbol internacional, así que [la clasificación] supondría un momento decisivo para convertir al país en una sociedad apasionada por el fútbol".