• Australia alcanzó en 2017 su mejor registro en la tabla mundial
  • Las Matildas se han ganado en su país un reconocimiento sin precedentes
  • Sam Kerr ha sido la figura más rutilante del equipo

El fútbol femenino australiano lleva ya varios años haciendo progresos importantes y sostenidos, pero 2017 se recordará como un auténtico punto de inflexión para las Matildas. En un año de triunfos históricos, récords de asistencia de público y seguimiento mediático sin precedentes, las australianas pusieron el broche de oro alcanzando el cuarto puesto de la Clasificación Mundial FIFA/Coca-Cola por primera vez en su historia. Así, varias décadas de desarrollo progresivo culminaron de pronto en un ascenso meteórico.

Actualmente, Australia puede presumir de una racha de siete victorias consecutivas más que meritoria ante equipos de mucho renombre. Tras iniciar la serie con el histórico duelo que supuso su primer triunfo sobre la campeona del mundo Estados Unidos, el combinado australiano se impuso a Japón, subcampeona de la Copa Mundial Femenina de la FIFA 2015™, a la potente Brasil y a RP China, que disputó en su día una final mundialista. Además, las Matildas vencieron también en 2017 a una selección de Países Bajos que se proclamaría campeona de Europa poco después.

En la actualidad, la mayor parte de las componentes de la selección australiana pasan al menos parte del año en el extranjero, con especial protagonismo para la atacante Sam Kerr, que a sus 24 años se proclamó máxima goleadora de la NWSL, la potente liga estadounidense. Además, Kerr lleva seis partidos consecutivos marcando con Australia, lo que supone un récord sin precedentes en la historia de su selección. La delantera australiana ha sido nombrada mejor jugadora tanto en la NWSL como en Asia.

Asimismo, Kerr recibió el premio a la Deportista Australiana del Año y eclipsó así a candidatos procedentes de deportes con tanta tradición en su país como el críquet, el rugby y el fútbol australiano. El hecho de que el galardón se determinase por medio de una votación del público dice mucho de la popularidad que han alcanzado las Matildas en su tierra.

Por si fuera poco, la selección australiana también ha batido récords en materia de asistencia de público. Así, la marca establecida por los 15.000 espectadores que acudieron a presenciar un partido del combinado nacional contra Brasil en septiembre no tardó en verse superada unos días más tarde en un segundo duelo frente al mismo rival.

Para comprobar el grado de los progresos realizados basta con recordar que apenas 2.500 aficionados asistieron a un encuentro ante la selección auriverde en 2013. Esta vez, la afluencia ascendió hasta nada menos que un total de 50.000 espectadores si tenemos en cuenta también los dos partidos en los que Australia recibió a RP China en noviembre.

Mejores momentos de Australia en 2017 
1  Victoria por 1-0 frente a Estados unidos en Seattle, la primera ante las estadounidenses en 27 enfrentamientos.
4  Australia alcanzó su mejor posición en la historia de la Clasificación Mundial FIFA/Coca-Cola.
4  Sam Kerr se convirtió en la cuarta australiana elegida Jugadora Asiática del Año, después de Kate Gill, Katrina Gorry y Caitlin Foord.
6  Sam Kerr marcó 11 goles en seis partidos consecutivos y estableció así un nuevo récord en la selección australiana.
6  Australia venció a Brasil por 6-1, un resultado que supuso para las sudamericanas la segunda derrota más abultada de su historia.
7  Con su actual racha de siete victorias consecutivas, el combinado australiano ha igualado el récord que había establecido en 2007.
16.829  En el duelo que las enfrentó en Newcastle a Brasil, las Matildas batieron su récord de público en casa.

Evolución y ambición
“Podría parecer que se trata de un éxito que ha llegado de un día para otro, pero el momento actual es el resultado del arduo trabajo que mucha gente ha realizado durante muchísimo tiempo”, declaró a FIFA.com el seleccionador australiano Alen Stajcic. “El equipo lleva mucho tiempo creciendo y haciendo progresos”, añadió.

“El primero de nuestros dos mejores momentos del año fue ganar a Estados Unidos, porque esa victoria nos permitió sacarnos un peso de encima y nos dio mucha confianza. El segundo gran momento fue el lleno hasta la bandera que se registró en Penrith, ya que supuso un hito y demostró que el fútbol femenino puede ser un espectáculo comercial importante que cuenta con el apoyo de la gente. El reconocimiento y respeto que el combinado nacional ha recibido  constituyó una gran recompensa para nosotros, y queremos agradecerlo logrando muchos más éxitos”, explicó el técnico.

“En cualquier caso, no nos conformamos y queremos llegar más lejos todavía. Nuestro objetivo es convertirnos en una de las tres mejores selecciones del mundo”, concluyó.

Australia participará en la próxima Copa Algarve, y en abril disputará la Copa Asiática Femenina de la AFC, donde las australianas partirán por primera vez como el equipo mejor situado de la Clasificación Mundial FIFA/Coca-Cola.

El certamen continental —donde Australia compartirá grupo con Japón, República de Corea y Vietnam— hará las veces de fase de clasificación mundialista y los cinco mejores de los ocho equipos participantes obtendrán el billete para Francia 2019.