• Vietnam fue la selección asiática que más subió en diciembre
  • Desbancó a Filipinas de la primera posición en el Sudeste Asiático
  • Ascenso propiciado por su clasificación para la Copa Asiática de la AFC

Como de costumbre, las últimas semanas del año fueron relativamente tranquilas y apenas hubo cambios en diciembre entre las selecciones punteras de la Clasificación Mundial FIFA/Coca-Cola.

Sin embargo, sí hubo más movimiento en el Sudeste Asiático, donde Vietnam protagonizó la subida más destacable en el ranking global. A las órdenes del seleccionador surcoreano Park Hangseo, el conjunto vietnamita escaló 13 posiciones —más que ningún otro representante asiático—, hasta situarse en el 112º lugar.

Su notable ascenso no solo marcó su mejor puesto desde 2012, sino que también le llevó a lo más alto en el Sudeste Asiático, destronando a Filipinas como la selección mejor clasificada de la región. De este modo, Vietnam coronó un año memorable, en el que ha mantenido una trayectoria ascendente y ha remontado un total de 24 posiciones en la clasificación mundial.

Su regreso a la Copa Asiática
El motivo principal de su ascenso está siendo su exitosa campaña de clasificación para la Copa Asiática de la AFC 2019. No en vano, Vietnam se mantiene invicta al cabo de cinco jornadas, una racha de resultados que le han permitido asegurarse la segunda plaza de su grupo y, con ella, su presencia en el certamen continental.

Tras un inicio titubeante, Vietnam ha ido de menos a más en el clasificatorio. Sumó un punto en su estreno en Afganistán y, en la siguiente jornada, empató a cero en casa ante Jordania. No obstante, alzó el vuelo en su visita a Camboya, donde venció 1-2. A continuación, derrotó 5-0 en casa al mismo rival, un triunfo que le puso la clasificación a tiro.

El partido decisivo llegó el 14 de noviembre de 2017, fecha en la que Vietnam recibía a Afganistán. Ambas selecciones estaban obligadas a ganar. Los visitantes se adueñaron del juego y crearon muchas más ocasiones de gol. El cuadro local, sin embargo, se mostró firme en defensa, mantuvo a raya al combinado afgano y logró el punto que necesitaba para disputar su cuarta Copa Asiática.

"No ganamos el partido, pero este punto nos basta para viajar a la Copa Asiática", dijo Park tras empatar con Afganistán. "Hoy no hemos jugado bien, pero nuestros jugadores lo han dado todo. Nos faltó tiempo para demostrar de lo que somos capaces, pero las cosas mejorarán conforme vayamos teniendo más tiempo para trabajar juntos".

Cambio de guardia
El hecho de que Vietnam haya conseguido la clasificación con un equipo en plena transición realza aún más su gesta. El cambio de guardia comenzó hace dos años, cuando una serie de futbolistas veteranos —incluido el legendario capitán Le Cong Vinh— dejó paso a los jóvenes talentos. El heredero del brazalete es Nguyen Van Quyet, quien, con dos goles, es el máximo anotador de los vietnamitas en esta ronda del clasificatorio.

Nguyen Tuan Mạnh, guardameta titular, se lució en los dos choques contra Afganistán, mientras que el experimentado Dinh Thanh Trung manejó los hilos en el centro del campo junto a Luong Xuan Truong, estrella emergente que milita en el Gangwon FC surcoreano.

Es indudable que Park tiene a su disposición un plantel muy prometedor, con la mitad de sus jugadores por debajo de los 23 años. Entre ellos destacan el joven arquero Bui Tien Dung, el defensor Tran Dinh Trong, el centrocampista Nguyen Quang Hai y el delantero Ha Duc Chinh. Todos ellos representaron a su país en la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA República de Corea 2017.

Después de estrenarse a nivel internacional en categoría juvenil, este cuarteto dio el salto a la selección absoluta, con la que confían en seguir progresando. Con semejante cantera, es innegable que Vietnam posee potencial suficiente para alcanzar próximamente cotas insólitas en la Clasificación Mundial FIFA/Coca-Cola.