Con otra sólida actuación individual y colectiva, Italia derrotó a la dura Ucrania por 4-0 en el partido que cerró la jornada del Grupo E de la Copa Mundial de Futsal de la FIFA Brasil 2008, este sábado en Río de Janeiro.

De arranque quedó claro que en el campo de juego había dos equipos con estilos similares: defensa hombre a hombre en zona, mucho cuidado a la hora de manejar el baló en campo propio y una medida vocación ofensiva. Allí, en la táctica de ataque, es donde aparecieron las primeras diferencia: mientras Italia buscaba llevar el juego en uno o dos pases, Ucrania apostaba al contraataque.

Con Adriano Foglia en cancha, la Azzurra comenzó a ser más atrevida y, a la larga, ganó el duelo en la posesión del balón. Y si bien el partido no fue de alto nivel emotivo, la falta de goles se debió a las actuaciones en los arcos de Alexandre Feller y Vladyslav Lysenko.

La subcampeona del mundo acentuó su dominio en el complemento, pero recién pudo vulnerar la dura resistencia del arquero rival a los 27', cuando Patrick Nora, a la salida de un tiro libre, marcó el 1-0. El gol obligó a Ucrania salir a buscar el empate y eso creó espacios el contragolpe italiano que, sin embargo, eligió defender lo más lejos posible de arco.

Italia liquidó la historia en dos minutos. Gracias a otra pelota parada, esta vez tras un tiro de esquina, Marcio Forte anotó el 2-0 (32'). Allí Ucrania perdió los estribos, Roman Vakhula vio la roja y, acto seguido, Nora estableció el 3-0 (34'). El cuarto, cortesía nuevamente de Forte desde su campo, le dio cifras definitivas a la buena victoria italiana.