Makau, un embajador con mucho talento

Cuando un jugador es integrante de la selección nacional de fútbol sala de su país, juega habitualmente con el combinado de fútbol sub-23 y, además, ha rechazado una oferta para formar parte del entramado de fútbol playa de las Islas Salomón, no cabe duda de que es un talento extraordinario. El caso de Coleman Kabini Makau es realmente sorprendente. FIFA.com habló en exclusiva con él.

"El fútbol es mi ventana al mundo. Los artistas pintan, los mecánicos reparan coches y los cantantes interpretan canciones. Yo, en cambio, hago mi aportación a la sociedad a través del amor que siento por el balón", afirmó el talentoso jugador, nacido en noviembre de 1992 en Lau Lagoon.

2010: el año de su irrupción
La carrera futbolística de Makau se disparó después de ingresar en el Makuru Football Club de Honoiara en 2005. En 2007 dio el salto a la selección nacional de fútbol sala sub-16 y, en 2010, celebró su debut con el combinado absoluto. Ese mismo año recibió una invitación de la selección de fútbol playa de las Islas Salomón; una oferta que, sin embargo, acabó rechazando.

"Fue una decisión muy difícil, porque para mí era un honor ir convocado con ambas selecciones. Finalmente, me decanté por el fútbol sala, porque los jugadores son de mi edad y me llevo muy bien con ellos fuera de la cancha", explicó este genio del balón.

A sus 19 años, Makau está plenamente concentrado en la Copa Mundial de Futsal de la FIFA de Tailandia, después de ver cómo pasaba de largo el tren que habría llevado al combinado nacional de fútbol sub-23 de las Islas Salomón hasta los Juegos Olímpicos de Londres. La idea de buscar trabajo una vez completada su educación la ha dejado aparcada, de momento.

Cargado de optimismo e ilusión
"Éste va a ser mi primer Mundial y pienso darlo todo por mi país. Tengo muchas ganas de seguir acumulando experiencia y aprender de los mejores jugadores de fútbol sala del planeta", comentó Makau acerca del campeonato, que se disputará entre el 1 y el 18 de noviembre.

Las Islas Salomón llegarán con un objetivo muy claro a su segunda participación mundialista consecutiva: olvidar la eliminación de Brasil 2008, donde sufrieron cuatro derrotas, cedieron 69 goles y tuvieron que hacer las maletas al término de la fase de grupos.

"Me uno a las declaraciones de nuestro capitán, Elliot Ragomo, quien dijo que en 2008 participamos, pero que en 2012 jugaremos. Hoy en día, somos un equipo totalmente distinto, mucho más experto. Además, confío en que podamos acercar nuestro precioso país a gente procedente de todo el mundo. En cierto modo, seremos embajadores de las Islas Salomón", manifestó Makau con la mirada puesta en el certamen que se disputará en Bangkok y Nakhon Ratchasima.

La Copa Mundial: trampolín hacia el fútbol sala profesional
Los hombres del técnico Dickson Kadau trabajan a conciencia para cumplir su objetivo y, además, han contado con ayuda externa en su preparación. A principios de marzo, Venancio López, seleccionador de España, actual subcampeón del mundo, pasó cuatro días con los Kurukuru y compartió con ellos sus conocimientos tácticos y técnicos.

"Evidentemente, no irán a Tailandia a proclamarse campeones del mundo, pero estoy seguro de que pueden dar alguna que otra sorpresa", aseguró este veterano de los banquillos acerca de Makau y sus compañeros de selección.

Si las Islas Salomón materializan estos buenos augurios, Makau podría hacer realidad su próximo gran sueño. "Me encantaría llegar a jugar algún día en un equipo profesional español o tailandés", desveló el joven valor.

Con apenas 19 años, Makau tiene toda la vida por delante. Hasta ahora, ha ido superando todos los obstáculos que se le han cruzado en el camino. Posee una polivalencia sin igual y su trayectoria ascendente parece no tener límites. Por tanto, que este joven talento y embajador de las Islas Salomón acabe cumpliendo su sueño podría ser sólo cuestión de tiempo.