Indiscutible dominio norteafricano
© Action Images

Los equipos del norte de África no han mostrado su mejor forma en el fútbol durante estos últimos años, pero la hegemonía de la región en el futsal continúa siendo indiscutible: Libia, Egipto y Marruecos serán sus representantes en la Copa Mundial de Futsal de la FIFA Tailandia 2012.
 
La CAF se vio obligada a cancelar el Campeonato Africano de Futsal 2011 tras la renuncia de Burkina Faso a organizar el certamen, de modo que los tres puestos reservados al continente se decidieron en un torneo con eliminatorias a doble partido (fuera y en casa). Sin embargo, varios equipos optaron por no participar, y como consecuencia Marruecos y Libia tuvieron que jugar tan solo dos encuentros, y Egipto tres.

En la última ronda, los Faraones dejaron prácticamente sentenciado su choque ante Nigeria en la ida, en casa. El equipo nigeriano, que decidió presentarse en Egipto en la mañana del día del partido, fue capaz de llegar al descanso con un ajustado 1-0 en contra, pero en el segundo periodo recibió otros siete goles, y el conjunto local terminó imponiéndose por 8-2, con sendas tripletas de Ahmed Yosri y Moataz Sami y un doblete de Ahmed Abou-Serie. Israel Banigo y Kabiru Olumide firmaron los dos tantos de los visitantes, que no jugaron el duelo de vuelta y se retiraron de la prueba, lo que dio a Egipto una plaza en la fase final.

Libia, que se había adjudicado el torneo africano ante su público en 2008, se dotó de una renta de cuatro goles en la ida de su compromiso frente a Sudáfrica, disputado en Túnez. En la vuelta los libios también llegaron al descanso con ventaja, de dos tantos, con lo que la eliminatoria se puso muy cuesta arriba para los sudafricanos. No obstante, estos volverían a meterse en la contienda al anotar cuatro goles, aunque entonces Libia incrementó el ritmo y ganó por 6-4, lo que equivalía a un 10-4 global.

El español Pablo Prieto, seleccionador de Libia, dijo que había asistido a un partido excelente. “Tuvimos algunas dificultades, sobre todo al principio de la segunda parte, pero las superamos defendiéndonos en el campo rival. Estoy muy contento con la victoria y con la clasificación para el Mundial de Tailandia”, afirmó. Abdulsallam Sharada, con una tripleta, fue el gran protagonista en el bando visitante, mientras que Mohamed Shebli y Mahame Rajab lograron otros dos goles. El último de Libia fue obra del guardameta Ramzi, muy atento al aprovechar una jugada en la que los sudafricanos estaban volcados en ataque para marcar a puerta vacía.

El técnico sudafricano, Quinton Allies, señaló que Libia puso a sus hombres entre la espada y la pared. “Me alegró que consiguiéramos remontar y llegar a ir ganando 4-2 después de vernos con dos goles en contra. Espero que esto suponga un impulso para el progreso del fútbol sala en Sudáfrica”, indicó. Los goles sudafricanos correspondieron a Rafique Hassim, quien anotó tres, y Emmanuel Khetsi.

En Rabat, Marruecos también disponía de un colchón de cuatro tantos después de llevarse un 2-6 de Mozambique, pero, a diferencia de los libios, estuvo a punto de echarlo a perder, ya que su adversario venció por 1-4 en la vuelta. Una solitaria realización de Adil Habil dio a los magrebíes un triunfo global por 7-6 y el consiguiente pase a la cita mundialista.

El autor del gol explicó que el equipo no estaba acostumbrado a jugar en una cancha cubierta delante de tantos espectadores. “Acusamos la presión, y la falta de concentración nos hizo desperdiciar muchas oportunidades”, apuntó. El capitán, Yahia Baya, añadió: “Gracias a la victoria de Maputo, vamos a jugar en nuestro primer Mundial, en Tailandia. Ahora el entrenador, Hicham Dguig, nos ayudará a prepararnos y a corregir nuestros errores”.