Los Ticos rompen el monopolio

Costa Rica se proclamó este domingo campeona de futsal de la CONCACAF, tras derrotar por 3-2 al país anfitrión, Guatemala, en la capital guatemalteca. Con ese triunfo, los costarricenses se adjudicaron su segundo título de fútbol sala en la región (el primero en 12 años) y pusieron fin a la racha como local de Guatemala, que encadenaba 9 triunfos en su ruidoso feudo del Domo Polideportivo.

Si bien la derrota supuso un duro golpe para los guatemaltecos, que se han convertido en una potencia de la modalidad en Centroamérica, y que albergaron la Copa Mundial de Futsal de la FIFA en 2000, el país anfitrión del clasificatorio acompañará al campeón, Costa Rica, en la cita mundialista que se disputará el próximo noviembre en Tailandia. Panamá y México, que ocuparon la 3ª y la 4ª posición, respectivamente, también viajarán a Bangkok, completando el cuarteto de selecciones que representarán a la CONCACAF en la máxima competición planetaria de la modalidad. 

Jorge Arias fue el héroe de Costa Rica, al marcar un gol en cada periodo de la final y elevar su cosecha global a 5 dianas, empatado con el guatemalteco Humberto Escobar como segundo máximo goleador del certamen. El artillero supremo fue el panameño Miguel Lasso, con la friolera de 9 tantos en su haber.

Los costarricenses tuvieron un comienzo vacilante en el torneo, y sólo pudieron firmar un 4-4 ante México en su primer partido. Seguidamente reaccionaron con un 2-1 a Cuba, antes de hacerse con el primer puesto del Grupo B imponiéndose por un contundente 7-1 a la modesta formación caribeña de San Cristóbal y Nieves, suficiente para arrebatar a México el liderato del grupo por diferencia de goles. 

Los Ticos destaparon el tarro de las esencias en su semifinal contra una Panamá muy mejorada. Tras imponerse por 4-1, sellaron su pase a la final contra Guatemala, que se había paseado a sus anchas por el campeonato hasta entonces. El país anfitrión inició su andadura con una paliza a Canadá (7-3), antes de doblegar por 5-2 a Panamá y ocupar con autoridad el primer puesto del Grupo A tras un ajustado 2-1 sobre Estados Unidos. Su semifinal contra México fue más de lo mismo para un combinado local que, con un plácido 3-0, se plantó en el esperadísimo derbi centroamericano de la final. 

Se batieron récords de asistencia
Casi 7.000 espectadores abarrotaron el pabellón cubierto de Ciudad de Guatemala en la final del domingo, con la esperanza de que sus ídolos locales se impusiesen. Y a pesar de la decepción que supuso caer ante los costarricenses, que desplegaron un juego paciente y muy equilibrado durante todo el campeonato, los aficionados hicieron historia por su cuenta. No en vano, el torneo registró unas afluencias de público nunca vistas para presenciar fútbol sala en la zona norteamericana, centroamericana y caribeña; toda una muestra de la creciente popularidad de la modalidad bajo techo en la región. 

“Fue maravilloso ver a tanta gente en el Domo Polideportivo dando apoyo a su equipo, y tengo que felicitarlos por su comportamiento. Ha sido un ejemplo para nuestra región de que los grandes eventos se pueden organizar de una forma ordenada y segura”, declaró el Secretario General de la Unión Centroamericana de Fútbol, Mario Monterrosa, quien también es el Presidente de la Comisión de Futsal de la CONCACAF. “Los aficionados que asisten a los partidos son ahora parte de un espectáculo de clase mundial, lo que le dio al evento una atmósfera increíble”.

Con la clasificación de Costa Rica, Guatemala, Panamá y México, ha quedado completado el elenco de 24 selecciones que disputarán la próxima fase final mundialista de Tailandia. Australia, Irán, Japón y Kuwait representarán a Asia junto con el país anfitrión, Tailandia; mientras que Egipto, Marruecos y Libia se desplazarán desde el continente africano. Europa pondrá en liza a la República Checa, Portugal, Serbia, Ucrania, Italia, Rusia y España. A su vez, Islas Salomón representará a Oceanía, y el pabellón sudamericano lo defenderán Argentina, Colombia, la todopoderosa y favorita Brasil, y Paraguay. 

Ninguna selección de la zona de la CONCACAF ha ganado nunca la Copa Mundial de Futsal de la FIFA desde su estreno oficial en 1989. Brasil ostenta el récord de títulos con 4 coronas en su haber, mientras que España es el otro país que ha logrado proclamarse campeón mundial de fútbol sala (en 2000 y en 2004). El mejor puesto logrado por un combinado de la CONCACAF en una Copa Mundial de Futsal de la FIFA se produjo en 1992, cuando Estados Unidos se colgó la medalla de plata.