Hermanos fuera y dentro delcampo
© Getty Images

Gabriel y Enmanuel Ayala se conocen de memoria, y eso no debería sorprender a nadie: además de ser mellizos, llevan 18 años jugando futsal juntos. La conexión entre ellos quedó demostrada en el partido inaugural de Paraguay en la Copa Mundial de Futsal de la FIFA Tailandia 2012 ante Ucrania, cuando Enmanuel aprovechó un rebote que dio el arquero a un disparo de Gabriel para anotar su segundo gol del encuentro, que terminó 3-3.

La afirmación puede parecer forzada, pero ellos piensan diferente… “Es cierto que no fue una asistencia, pero supuse que iba a patear y fui a buscar el rebote, porque sé que le pega fuerte. Muchas veces lo entiendo antes de que haga algo y actúo en consecuencia”, afirma en exclusiva a FIFA.com Enmanuel, el más tímido de los dos pero autor de los tres tantos paraguayos ante los europeos.

“Llevamos mucho tiempo haciendo esto. A veces nos alcanza con mirarnos. Estamos bastante mecanizados”, agrega Gabriel, quien mide apenas un centímetro menos pero, al contrario de su hermano, es más conversador y usa el pelo corto.

Dentro del campo también hay diferencias. “Al cierre se lo suele considerar como un jugador duro y lento, pero Gabriel es lo contrario. Además de marcar sabe cómo y cuándo pasar la pelota. Para mi es el mejor en el puesto”, elogia el goleador. “Yo creo que él es muy bueno en el uno contra uno y efectivo frente al arco. Lo suyo es talento”, opina el defensa.

De Villa Hayes a Tailandia
La historia de los hermanos comenzó su natal Villa Hayes, una ciudad ubicada a 31 km de Asunción. “Empezamos a los ocho años en una escuelita de futsal. Después formamos un equipo que llamamos “Hermanos de Julio” en honor a nuestro hermano, que murió en 1999. A los 14 ya estábamos en primera división y a los 18 nos fuimos a Italia, de dónde recién volvimos este año. Ahora existe la posibilidad de que, por primera vez, firmemos para equipo diferentes. ¡Eso sí que será extraño!”, resume Gabriel con una sonrisa.

Los Ayala están disputando en Tailandia su segunda Copa Mundial de la FIFA, ya que formaron parte del plantel en Chinese Taipei 2004 pero no en Brasil 2008. La diferencia entre aquella experiencia y esta es que ahora Paraguay aparece como candidato de los expertos. “Nos han pasado esa presión, pero es culpa nuestra por haberle ganado a Brasil en el clasificatorio. Los resultados dirán si estábamos o no a la altura”, afirma Enmanuel.

El artillero se perderá el partido ante Costa Rica por la expulsión que sufrió en el final del juego ante Ucrania. “Siento un sabor muy amargo porque quedamos en inferioridad numérica por mi culpa y nos empataron. Pero sé que el equipo está preparado para lo que se viene y que podemos sacar un resultado positivo”, exclama Enmanuel.

La última palabra le corresponde a Gabriel, que también mira la mitad llena del vaso. “Un debut nunca es fácil, pero cumplimos y estuvimos cerca de ganar. Lo importante es que seguimos con vida”.