Lisenchuk, elegancia en los banquillos
© Getty Images

Gennadiy Lisenchuk es uno de los entrenadores que menos desapercibidos pasan en la Copa Mundial de Futsal de la FIFA Tailandia 2012... Esto no se debe únicamente a su vehemente expresividad en los banquillos, sino sobre todo al estilo elegante –traje beige y zapatos blancos– que cultiva desde que debutó como seleccionador nacional hace 19 años.

“En países calurosos como Tailandia me gusta llevar tonos cálidos. En mi opinión, los entrenadores representamos a nuestros equipos, por lo que debemos tener siempre buen aspecto y vestirnos adecuadamente. Como seleccionador he ganado once medallas en Mundiales y Eurocopas, aunque no está claro si el traje nos da suerte o no”, declaró sonriente el técnico en exclusiva para FIFA.com.

Aprender de los errores
Ucrania no tuvo demasiada suerte en su estreno en Tailandia 2012. A pesar de que dominó durante buenos tramos del encuentro, el combinado ucraniano tuvo que conformarse con un empate a 3-3 frente a Paraguay en Bangkok.

Lisenchuk lamentó el escaso acierto de sus jugadores. “En ataque creamos muchas oportunidades, pero solo convertimos en gol tres de ellas. No estoy demasiado contento con esta falta de puntería, pero aprenderemos de los errores y en los próximos partidos marcaremos más goles”, prometió el técnico, que tiene 64 años.

El sábado, el cuadro ucraniano se medirá en el Estadio Cubierto de Huamark a la selección anfitriona, que se impuso por 3-1 a Costa Rica en su estreno. El conjunto tailandés, al que entrena Victor Hermans, técnico veterano y buen amigo de Lisenchuk que logró el cuarto puesto en España 1996 y se proclamó campeón del mundo en tres ocasiones con la selección juvenil de su país, dio una excelente imagen en su primer partido.

“Vimos el Tailandia-Costa Rica y nos quedamos realmente impresionados. Nuestros próximos rivales son muy rápidos, tienen calidad con el balón en los pies y están bien preparados en el aspecto táctico. No va a resultar fácil ganarles, pero lo haremos lo mejor que podamos”, advirtió Lisenchuk.

Grandes metas en la cita mundialista
Nacido en Kiev, el entrenador preparará a su equipo a conciencia para el partido frente a Tailandia. Una derrota ante el líder del Grupo A sería un auténtico varapalo para una selección que jugó los cuartos de final de la última Eurocopa y que se ha marcado grandes objetivos para esta cita mundialista.

“En mi opinión, Ucrania es uno de los mejores equipos del mundo, y por eso nos hemos marcado tres objetivos para este certamen. Queremos superar la fase de grupos a toda costa y alcanzar como mínimo los cuartos de final. Si todo marcha bien, podemos estar en la lucha por las medallas. Sabemos que no va a ser fácil, pero nos emplearemos al máximo para lograrlo”, afirmó Lisenchuk.


Si Ucrania acaba subiendo al podio, Lisenchuk y sus pupilos serán recibidos en su país por todo lo alto. Si eso ocurre, el elegante entrenador ucraniano recurrirá sin duda a su armario una vez más para lucir un traje a la altura de la ocasión. En cualquier caso, los tonos cálidos están descartados, porque las temperaturas en Kiev a mediados de noviembre no suelen superar los cero grados centígrados.