Sornwichian: "La presión recae sobre Paraguay"
© Getty Images

La selección anfitriona de la Copa Mundial de Futsal de la FIFA Tailandia 2012 ha desatado la euforia colectiva entre su hinchada doméstica en sus dos primeras actuaciones contra Costa Rica (3-1) y Ucrania (3-5). Los partidos escenificados en el estadio cubierto de Huamark en la capital, Bangkok, atrajeron una montonera de público, y el ambiente en la sala durante los encuentros fue extraordinario.

"Nuestros aficionados son fantásticos. No cesan de apoyarnos. Ni siquiera cuando cometemos muchos errores, como en el duelo contra Ucrania. Nos empujan hacia adelante y nos dan fuerza para encontrar el camino de vuelta al partido", declara el internacional tailandés Jirawat Sornwichian ante el micrófono de FIFA.com.

El joven de 24 años es una de las estrellas del equipo que tiene a toda la nación detrás. Sornwichian contribuyó con sendos goles tanto en el triunfo sobre el conjunto centroamericano como en la derrota ante los europeos, y fue frenéticamente aclamado por los seguidores.

"No tengo ningún miedo, quiero imponer mi estilo en cada partido y seguir por este camino. Lucho junto con mis compañeros de equipo desde el primero hasta el último segundo", asevera el atacante de 1,71 metros de estatura en referencia a su desparpajó sobre el parqué.

Sornwichian desplegó su mejor actuación en la segunda mitad del choque contra Ucrania, durante la cual lideró las cargas atacantes de los suyos, exhibió su rico repertorio técnico y coronó su excelente desempeño con un gol.

"Abordamos ese encuentro con el cartel de víctimas, pero creímos en nuestras posibilidades. Por desgracia cometimos demasiados errores en la primera mitad. En el segundo tiempo logramos controlar el juego, pero ya era demasiado tarde para inclinar el resultado final de nuestro lado", analiza el dorsal número cinco de Tailandia en alusión a su segundo partido de grupo contra el cuarto clasificado de la Copa Mundial de 1996.

Las ideas claras
En el envite decisivo de este miércoles 7 de noviembre contra Paraguay, subcampeón de la competición preliminar sudamericana, el cuadro local dirigido por el seleccionador Victor Hermans deberá evitar a todo trance la derrota si quiere sellar su pase a octavos. "La presión no recae sobre nosotros sino sobre Paraguay. Debemos andar más concentrados en defensa, no jugar demasiado al ataque y marcar el ritmo del partido", señala Sornwichian a modo de hoja de ruta.

El conjunto anfitrión deberá prescindir sin embargo de una de sus piezas clave, Kritsada Wongkaeo, por acumulación de tarjetas amarillas. Suphawut Thueanklang, otro de los favoritos del público, también podría perderse la contienda por una lesión. "No sólo queremos jugar para nuestros dos compañeros de equipo, que son como parte de nuestra familia, sino para toda la gente de Tailandia. Todos los tailandeses se llevarían un alegrón si alcanzáramos la siguiente ronda. Queremos hacer historia", proclama Sornwichian antes de despedirse.

Para la selección nacional de Tailandia, ha llegado la hora de recompensar el infalible respaldo de sus seguidores. Un éxito contra el elenco paraguayo sería el regalo más oportuno.