Torras y la conexión entre el Barça y la selección
© Getty Images

Nadie cuestiona la condición de España de actual potencia dominante en el fútbol ni pone en duda el papel que ha desempeñado el Barcelona en la ascensión de la Roja. Por supuesto, otros clubes también han contribuido inmensamente, pero es bien sabido que los campeones del mundo se han fijado en el Camp Nou para formar el esqueleto de su equipo y su estilo de juego.

Un fenómeno parecido se aprecia en el fútbol sala: seis de los 14 jugadores que componen la selección española desempeñan su oficio vestidos de blaugrana. La división de fútbol sala del Barcelona, además, está igualando rápidamente los éxitos de su equivalente en el fútbol sobre hierba, y en 2012 ya ha conquistado su segundo título de la liga española consecutivo y su primera corona de Europa.

Decisivo para los logros de su club y de su selección nacional es Torras, un jugador que a principios de año añadió a su abultada vitrina de premios la Bota de Oro adidas lograda en la Eurocopa de Fútbol Sala de la UEFA. Aunque esta condición de máximo goleador no refleje exactamente su labor en el equipo, que se parece mucho más a la de Xavi que a la de David Villa, no deja por ello de reafirmar la continua importancia de este jugador de 32 años para la causa de España.

Desde entonces, el campeón del mundo en 2004 ha seguido acumulado galardones con el Barça y está convencido de que la selección nacional puede beneficiarse de la confianza y el conocimiento mutuo de los hombres formados en el club catalán.

En esta selección, todos nos conocemos mutuamente porque llevamos jugando juntos muchísimo tiempo y seguimos los mismos principios.
Torras, y una de las claves del éxito español.

Conocimiento mutuo
“Es muy importante para nosotros”, ha declarado a FIFA.com. “Por fuerza tiene que servir de mucho contar con tantos compañeros que se conocen tan bien y que tan buenos momentos han vivido juntos. Es fundamental conocer al dedillo a tus compañeros, confiar en ellos completamente y saber exactamente qué van a hacer a continuación sobre el terreno de juego. Todos los equipos necesitan esta base, y nosotros somos afortunados porque ya la tenemos. Pero debo puntualizar que eso no incluye sólo a los componentes del Barcelona. En esta selección, todos nos conocemos mutuamente porque llevamos jugando juntos muchísimo tiempo y seguimos los mismos principios. Yo agradezco tener estos compañeros con los que tanto disfruto”.

Este disfrute quedó patente a lo largo de la brillante victoria de España sobre Panamá (8-3), donde Torras dio la versión más majestuosa de sí mismo en un equipo del que tanto se esperaba después de haber conquistado el título europeo. El veterano astro del Barça es uno de los tres únicos supervivientes de aquella selección que levantó hace ocho años la Copa Mundial de Futsal de la FIFA, lo que le otorga autoridad para evaluar las posibilidades que tienen los suyos de repetir el éxito en la edición actual.

“Individualmente, somos muy diferentes a los componentes del combinado de 2004 y 2008” puntualizó. “Los jugadores actuales poseen un estilo distinto a los anteriores, aunque todos ellos reúnen una calidad excepcional. Pero lo que importa es que nuestra filosofía, principios y unidad no han cambiado en absoluto. Ciertamente se ha producido un cambio generacional, pero el triunfo en la EURO ha demostrado que se trata de un cambio positivo. Nos permite creer que podemos llegar de nuevo a la final en el Mundial y, con suerte, llevarnos el trofeo”.

“Sabemos que será difícil”, añadió. “Además, el título no está entre nosotros y Brasil. Hay muchos equipos que pueden triunfar en este campeonato: Rusia, Italia, Irán, Argentina, Portugal... todos ellos sin lugar a dudas. Sabemos que tendremos que hacer un gran torneo si queremos ganar otra vez el Mundial”.