El portero de Islas Salomón hace historia
© Getty Images

Marcar un gol en una cita mundialista constituye un gran logro, pero si además se hace con solo 16 años, el mérito aumenta considerablemente. Si a eso le añadimos que el goleador en cuestión es un portero, la historia ya empieza a sonar extravagante. Cuando empiezas a contar que el tanto llegó en un lanzamiento desde campo propio y que significó la victoria de Islas Salomón, una selección acostumbrada a perder por goleada, lo más probable es que tus interlocutores ya hayan dejado de escucharte.

Y es que hay que reconocer que tal crónica parece producto de la fantasía. Sin embargo, se trata de un relato totalmente verídico que cuenta la historia de Anthony Talo, su inolvidable diana y el primer triunfo de los Kurukuru en una Copa Mundial de Futsal de la FIFA. Cuando la hazaña salomonense se consumó, el joven guardameta apenas se lo podía creer.

“No hay palabras para describir lo que siento”, declaró a FIFA.com. “Simplemente alucinante. Esta ha sido mi primera cita mundialista, así que nunca soñé siquiera con marcar un gol. Fue un momento increíble. Quiero dedicar el gol a la gente de Islas Salomón, y espero que los que lo hayan visto por la tele lo hayan disfrutado conmigo”, añadió.

Hito tras hito
Talo se ha convertido en el quinto portero que logra marcar en una Copa Mundial de Futsal de la FIFA, y es con diferencia el más joven de la lista. De hecho, el guardameta salomonense es el segundo jugador más joven en anotar en la competición, solo superado por Safouk Al Temyat, quien, en un extraño guiño del destino, logró su histórica diana un 8 de enero, el día del cumpleaños de Talo.

Esta ha sido mi primera cita mundialista, así que nunca soñé siquiera con marcar un gol. Fue un momento increíble.
Anthony Talo, arquero de Islas Salomón, sobre su gol.

No obstante, el tanto del internacional salomonense, que marcó desde su propia área en el partido frente a Guatemala, no es el primero que marca en su carrera. Según explicó él mismo, Talo anotó dos goles anteriormente, aunque lo hizo en las competiciones de su país. “¡Esta vez ha sido un poco diferente!”, reconoció. “Se trata sin duda de mi gol favorito hasta la fecha, y espero que no sea el último”.

La hazaña de Talo adquiere más brillo todavía si se tiene en cuenta que el joven internacional habría estado en el banquillo de no ser por la sanción del portero titular de Islas Salomón, Paul Huia. Así, el adolescente hizo historia con su selección y desencadenó en el vestuario de los Kurukuru una fiesta cuyos ecos se extendieron por los pasillos del Estadio Cubierto de Huamark.

Inmensa felicidad
“Nos volvimos locos de alegría”, sonrió el joven guardameta. “Todo el mundo se abrazaba y se felicitaba, y acabamos cantando el himno nacional todos juntos. Estamos encantados de haber cerrado así nuestra participación en el certamen. Creo que la diferencia estuvo en que todo el mundo jugó al mismo nivel y con la misma intensidad, lo que no había ocurrido en todos los partidos anteriores”, añadió.

“Todos trabajamos a destajo y fuimos solidarios. Ha sido un verdadero esfuerzo colectivo. Este resultado y esta actuación demuestran que podemos competir a este nivel y nos dan una base sobre la que trabajar de cara al futuro”, concluyó el arquero.

Con jugadores de la juventud y el talento de Talo, el futuro de Islas Salomón se presenta brillante, aunque será difícil que se vuelva a repetir una hazaña tan extraordinaria como la del joven portero.