Tocados, pero no hundidos
© Getty Images

“La experiencia decía que un partido con más cosas para perder que para ganar. Pero lo de Matías (Lucuix) fue inesperado y nos puso muy tristes, porque antes que un compañero es un amigo. Incluso durante el partido no pensaba en que habíamos perdido a nuestro mejor jugador o en el Mundial. Ni la clasificación pudo alegrarnos”.

Con esas palabras, el ala Hernán Garcías graficaba a la perfección para FIFA.com el ánimo en la delegación de Argentina luego del partido con Australia por el Grupo D de la Copa Mundial de Futsal de la FIFA Tailandia 2012. La doble fractura de tibia y peroné de Lucuix causó hondo pesar en el plantel, que ni ganas tuvo de celebrar tras el 7-1 su pasaje a octavos de final.

En la voz de Garcías, sin embargo, hay una calma lógica: a los 34 años, el jugador del Asti de Italia está disputando su cuarto Mundial. Es a partir de esta experiencia que puede analizar la victoria más allá de su tristeza. “Presentíamos que sería accesible y quizás por eso no salimos a jugar con la mentalidad apropiada. Es cierto que luego goleamos, pero el trámite debería haber sido más natural a pesar de todo. Igual, confío en que no repetiremos ese error”, afirma el autor del quinto tanto albiceleste.

Leer entre líneas
El “a pesar de todo” de Garcías tiene una segunda lectura entre líneas: además de la obvia baja de Lucuix, Argentina deberá enfrentar su duelo de octavos de final ante Serbia sin el delantero Cristian Borruto, quien recibió ante Australia su segunda amarilla. “Es otra baja sensible. Cristian es uno de los mejores pívots del mundo y nos vendría bien contra una defensa algo más lenta. Pero el plantel no es sólo ellos dos. Deberemos unirnos y sacar fuerzas del grupo”, explica.

Garcías amplía luego su opinión sobre Serbia. “Los conocemos bien. Como toda selección europea es muy física, pero es una cosa es verla de afuera y otra distinta vivirla de adentro. En la cancha se siente mucho el roce, por eso habrá que evitar los choques innecesarios”.

Para el ala también será importante la preparación mental del todo el equipo. “Es la primera vez que afrontamos una instancia octavos de final. Antes, con una segunda fase de grupos, podías equivocarte una vez y tenías revancha. Ahora no. Eso va a crear una tensión distinta, pero ahí es donde los mayores tendremos que aparecer”.

Experienci
Jugar una cuarta Copa Mundial es un hito que García comparte en Tailandia solamente con estrellas de la talla de Falcão, Franklin, Joao Bendito y Kike. Su gol ante Australia, además, le permitió transformarse en apenas el tercer jugador en anotar en cuatro ediciones diferentes, igualando así a glorias de la especialidad como Fininho y Manoel Tobías.

“Cada Mundial tuvo algo especial”, afirma este confeso simpatizante de Boca Juniors que jugó en River Plate antes de saltar al futsal italiano. “La diferencia es que antes le prestaba atención a menos cosas, y ahora tengo otra responsabilidad. Pero el orgullo que provoca esta camiseta es siempre el mismo”, aclara como si fuera necesario.

Puesto a comparar planteles, Garcías no duda. “Este está en desventaja con el de 2008 porque aquel tenía muchísima competencia. Sin embargo, los chicos que están ahora son mejores de lo que éramos nosotros a la edad de ellos. De ahí que este plantel tenga un futuro enorme”, avisa.

¿Ý qué hay de su favoritismo en Tailandia? “Nada en particular”, comienza a despedirse Garcías. “Argentina va de menos a más, y así como puede ganarle a todos también puede perder con todos. Por eso en este momento no debemos hablar de objetivos más allá de Serbia”.