El héroe de Bangkok
© Getty Images

Hay una definición certera para graficar el papel que cumplió el arquero Juan Lozano en la histórica victoria de la primeriza Colombia sobre Irán, triunfo que le permitió a su país colocarse entre las ocho mejores selecciones de la Copa Mundial de la FIFA Tailandia 2012: “En una epopeya, el héroe es el personaje principal y quien desarrolla las acciones más importantes”.

“¡Pero no, por favor!” exclama a FIFA.com sin perder la sonrisa el protagonista de este épica. “Este es un logro grupal, no individual, y si bien es cierto que jugué el mejor partido de mi vida, o lo por lo menos el más importante, si mis compañeros no hubieran hecho los goles no estaríamos viviendo esta alegría tan grande”, agrega número 1.

Lozano tiene razón, aunque a medias: la asistencia en el primer gol cafetero, que concretó Yefri Duque, la dio él con un saque de mano que cruzó prácticamente todo el campo de juego. “Cuando el balón salió por la línea de fondo le pedí al recogebolas que me lo alcanzara rápido, porque vi que ellos retrocedían de espaldas a la jugada. Por suerte el pase me salió bien y Yefri definió perfecto”, afirma el portero de 30 años.

Hasta ese instante, Lozano había mantenido a Colombia en el partido con atajadas extraordinarias, incluso por un par de salvadas dobles que despertaron admiración. “Si le digo que no me duelen las manos le miento”, reconoce este admirador de René Higuita e Iker Casillas, quien recién cedió su resistencia en el minuto 35. “Cuando descontaron sentí que el mundo se me venía encima, pero lo asimilamos rápido y nos defendimos bien. ¡Estamos entre los ocho mejores del mundo!”, dice como si no lo creyera.

La clave del éxito
Contrariamente a lo que marca la historia del fútbol colombiano, la clave de su éxito en Tailandia ha sido, justamente, la defensa. Tanto en la ajustada caída con Rusia (0-2), que le dio la clasificación a octavos, como en la victoria ante Irán (2-1), los cafeteros lograron maniatar a dos potencias de la especialidad.

Acá no gana el que juega más bonito o haga los mejores goles, sino que el mantiene el arco en cero y aprovecha sus oportunidades.
El colombiano Juan Lozano, sobre el estilo de juego colombiano en Tailandia.

La razón hay que buscarla en el banquillo, como reconocía el seleccionador Arney Fonnegra a FIFA.com: “En mi experiencia, cada vez que hemos salidos a jugar al ataque en estos torneos cortos hemos quedado eliminados. Algunos nos elogiarán por lo hemos hechos y otros nos criticarán por el sistema que aplicamos. Pero nuestro concepto es claro y tenemos la consciencia limpia”.

¿Qué opina Lozano al respecto? “El Profesor tiene toda la razón del mundo. En este deporte primero hay que defenderse bien para luego atacar. Acá no gana el que juega más bonito o haga los mejores goles, sino que el mantiene el arco en cero y aprovecha sus oportunidades”, sentencia el arquero, que debutó con la selección en 2005.

Ganas de quedarse
Con la durísima Ucrania en el horizonte cercano, es de esperar que Colombia repita el planteo de sus dos compromisos anteriores. “Es un equipo más parecido a Rusia que a Irán, pero es cierto los tres suelen tomar la iniciativa. De lo que estoy seguro es que deberemos jugar un partido casi perfecto para ganarlo”, avisa.

Lozano es un ferviente creyente en Dios que, en primera instancia, le dedicó la victoria sobre Irán a la memoria de su madre, quien falleció un año y medio atrás. La dedicatoria continuó por su padre, sus hermanos, su comunidad y su país. “Colombia debe estar muy entusiasmada con esta actuación, porque no todos los días una selección del país logra algo así”.

Sin embargo, Lozano todavía no quiere irse de Tailandia. “Sabíamos que si perdíamos en octavos ya habíamos hecho un gran torneo, pero confiábamos en nosotros. No estábamos cumplidos, éramos ambiciosos. Ahora no es descabellado pensar en semifinales. Es un partido de 40 minutos, y el más inteligente gana. ¡Ahora queremos estar entre los cuatro mejores!”.

¿Tendrá el héroe de esta epopeya un final feliz?