Un clásico de clásicos

La rivalidad futbolística entre Brasil y Argentina escribirá otro capítulo de su rica historia el próximo 14 de noviembre en Bangkok, cuando estos archirrivales sudamericanos se enfrenten pero por la Copa Mundial de Futsal de la FIFA Tailandia 2012. Es premio en juego es, ni más ni menos, que un lugar en las semifinales de la competición.

Este será el sexto enfrentamiento entre ambos en marco del torneo, habiéndose evitado tan solo en España 1996 y en Brasil 2008. El saldo es claramente favorable a los actuales campeones del mundo, quienes se han impuesto en los cinco duelos anteriores, cuatro de ellos por un margen de tres goles. Así las cosas, Brasil pareciera partir como favorito tanto por presente como por historia…

“La historia no tiene nada ver porque es un partido especial”, dice el entrenador brasileño Marcos Sorato a FIFA.com, minutos después de la goleada en octavos de final ante Panamá (16-0). “Defienden bien, contratacan bien, tiene calidad en el ataque… Es cierto que le falta un jugador importante como Matías (Lucuix), pero sigo esperando encontrarme con un equipo muy competitivo. Yo diría que las posibilidades de victoria están repartidas en un 50 y 50”, agrega.

Su colega argentino Fernando Larrañaga no se anima a dar porcentajes, y explica porque: “Nos conocemos mucho”. El entrenador sabe de que habla, ya ha estado sentado en el banquillo albiceleste en las últimas tres derrotas mundialistas. Y si bien reconoce el poderío del rival, está claro que confía en los suyos. “Vamos a salir a ganar. Aquí es a todo o nada, así que no tenemos otra alternativa”, explica a FIFA.com tras el 2-1 sobre Serbia con una lógica irrefutable.

Puntos de vista
Je, segundo artillero de Brasil en Tailandia con 6 goles, está de acuerdo con su entrenador. “Yo también creo que la cosa está repartida a partes iguales. Son partidos especiales, juegan otras cosas además de lo futbolístico. En lo particular recuerdo los dos la Copa América 2011, cuando empatamos 2-2 en la fase de grupos pero luego les ganamos 5-1 la final. Ellos no tenían a los jugadores de Europa, eso marca la paridad”, rememora el pívot, quien les marcó un gol en cada uno de los duelos.

En ambos encuentros guardó la portería argentina Santiago Elías. “Los favoritos son ellos, pero estos son los partidos que me gustan jugar”, afirma el dueño del arco albiceleste luego del éxito ante los serbios. “Más allá de la rivalidad, contra otros equipos capaz te llegan una vez y te convierten. Brasil, en cambio, te pelotea todo el tiempo, no tenés tiempo para distraerte y eso es bueno para un arquero. No lo imagino de otra manera…”.

Ni los entrenadores ni los jugadores guardan secretos a la hora de marcar cuáles pueden ser las claves del derbi. "No cometer errores”, resume Sorato. “Argentina tiene algunas individuales importantes y defiende bien, esa pueda ser una fórmula peligrosa. Pero nosotros también tenemos lo nuestro”, agrega el entrenador, quien cuenta con el ataque más prolífero del torneo (36 goles en cuatro encuentros).

Para Elías el asunto es tan claro que raya lo simplista. “Que no nos hagan goles, hacer uno o dos nosotros y sacar el partido adelante”, afirma el arquero, dueño de una de las vallas menos vencidas del campeonato con seis tantos en contra, cifra que comparte con Italia y es sólo superada por la misma Brasil (2) y Rusia (0).

El momento de la verdad se acerca para verdeamarelos y albicelestes, quienes más allá del resultado, seguramente protagonizarán otro partido memorable para la galería de su rivalidad.