Los eliminados miran el lado positivo
© Getty Images

Caer eliminado de un torneo nunca resulta agradable. Sin embargo, los seleccionadores de los ocho equipos que han dicho adiós en octavos de final de la Copa Mundial de Futsal de la FIFA Tailandia 2012 intentan poner al mal tiempo buena cara.

El certamen acusará, sin duda, la despedida del país organizador, que perdió 7-1 ante España y contaba con el apoyo inquebrantable de los seguidores locales. A pesar de esta derrota a manos de uno de los favoritos del certamen, Victor Hermans está contento con el progreso realizado por sus discípulos desde el Campeonato Asiático de Futsal celebrado hace seis meses, y confía en que la disciplina continúe desarrollándose en el país.

“Desde Dubai hemos avanzado muchísimo. Espero que los jugadores hayan aprendido muchas cosas, y que se hayan dado cuenta de la importancia de la posesión del balón para ganar los partidos”, declaró el técnico neerlandés de 59 años.

“Después de este mundial, nuestro objetivo es desarrollar el futsal. Vamos a organizar muchos cursos y actos en torno al futsal en cada región. Hay que hacerlo lo antes posible para detectar a los numerosos talentos de que dispone Tailandia”, añadió.

El seleccionador iraní, Ali Sanei, reconoce por su parte que la inesperada eliminación de los suyos frente a Colombia indica que el nivel del juego ha aumentado considerablemente: “El futsal ha dado pasos de gigante en estos últimos años. Salta a la vista cuando vemos a las Islas Salomón y a Kuwait vencer a Guatemala y a Egipto. El futsal está en progresión constante”.

La jornada del domingo fue funesta para los equipos asiáticos. Tres de ellos se vieron obligados a hacer las maletas. En opinión de Sanei, “las selecciones asiáticas deben jugar más contra rivales europeos para así elevar el nivel en Asia. Actualmente, hay un abismo entre los equipos asiáticos y sus adversarios europeos”.

Acumular experiencia
Tailandia 2012 ha ofrecido a muchos equipos jóvenes la ocasión de medirse con los mejores. Panamá se cruzó en octavos de final con Brasil, defensor del título, después de hacer lo propio en la liguilla con España, subcampeona del mundo. Su entrenador, Agustín Campuzano, se mostró satisfecho, pese a la abultada derrota sufrida el lunes ante los brasileños (16-0). “Nos vamos de Tailandia muy contentos. Llegamos aquí para competir, y demostramos que no veníamos de paso. Estos muchachos cumplieron con el sueño de jugar contra el campeón y el subcampeón del mundo, y esa es una experiencia invalorable”.

En cuanto al preparador serbio, Aca Kovacevic, señaló: “Ha sido una gran experiencia para nosotros, y soy consciente de que ya fue todo un éxito clasificar para este torneo y terminar primeros de nuestro grupo. Estuvimos muy cerca de dar un pasito más, pero esta vez no tocaba”.

El seleccionador checo, Tomas Neumann, considera que su equipo ha hecho un torneo meritorio, aun con la derrota ante Rusia: “Hemos cumplido. La mayoría de nuestros jugadores son jóvenes, y espero que sigan progresando para volver con más fuerza dentro de cuatro años”.

Por su parte, tras sucumbir ante Italia, el seleccionador egipcio, Badr Khalil, indicó: “Lo dimos todo para llegar hasta aquí, algo que llevábamos veinte años sin conseguir. Participar en esta competición y codearse con los mejores equipos del mundo proporciona confianza y experiencia a los jugadores, eso es lo que hemos adquirido en este torneo”.

Otros técnicos han aceptado la derrota con menos filosofía, como el paraguayo Fernando Leite: “Creo que fuimos mejores durante los clasificatorios. Las cosas no fueron como esperábamos”.

El técnico de Japón, Miguel Rodrigo, se quejó de la falta de concentración de sus pupilos, aunque se consoló con el respaldo incansable de los hinchas: “Han sido formidables. Los jugadores se fusionaron con ellos, pero al final eso no impidió que quedásemos eliminados”.

Mientras los pesos pesados continúan su periplo en Tailandia 2012, las ocho selecciones eliminadas tienen cuatro años por delante para sacar provecho a las lecciones de esta cita mundialista.