Pereverzev: "Merecemos seguir imbatidos"
© Getty Images

Hasta la fecha, la selección rusa es el equipo con la mejor defensa de la Copa Mundial de Futsal de la FIFA Tailandia 2012. La Sbornaja no ha recibido ningún gol en los cuatro partidos que ha disputado, contra Islas Salomón, Guatemala, Colombia y, ya en octavos de final, República Checa.

No obstante, las cosas podrían cambiar en la ronda de cuartos, donde nada menos que España, campeona de Europa y subcampeona del mundo, espera el miércoles al equipo del aguerrido Nikolay Pereverzev, uno de los artífices de la imbatibilidad del cuadro ruso.

“Haber mantenido nuestra portería a cero hasta ahora es un logro muy merecido, ya que nos hemos empleado a fondo para conseguirlo. Si no recibimos ningún gol tenemos garantizado al menos el 0-0, y con aprovechar una de nuestras oportunidades estaremos 1-0 arriba, lo que resulta suficiente para ganar”, declaró en exclusiva a FIFA.com este internacional de 25 años acerca del excelente trabajo defensivo del cuadro ruso.

El seleccionador Sergey Skorovich afronta el panorama con más pragmatismo y se pronuncia con su habitual aspereza: “Por supuesto, como entrenador estoy satisfecho de que no nos marquen goles, pero nuestro objetivo es ganar cada partido independientemente de cómo lo logremos”.

El miércoles, el técnico y sus pupilos afrontarán el enorme desafío de eliminar a la Roja. Sin embargo, la estadística es descorazonadora para el conjunto ruso, que desde 1992 no ha logrado vencer ninguno de los 19 partidos que ha disputado contra el combinado español. La última de esas derrotas resultó especialmente dolorosa, puesto que llegó en la final de la Eurocopa el pasado mes de febrero.

España tendrá que volver a perder algún día, y espero que ese día sea el miércoles.
Nikolay Pereverzev, cierre de la selección rusa.

“Claro que hay rivalidad entre España y Rusia, porque tanto ellos como nosotros queremos ser los mejores. Por ahora, España va por delante, pero espero que nuestros números con ellos mejoren en el próximo partido”, explicó Pereverzev.

Ganas de revancha
“La final de la Eurocopa fue muy igualada y pudimos haber ganado. Espero que Dios lo haya visto y nos ayude esta vez. España tendrá que volver a perder algún día, y espero que ese día sea el miércoles”, declaró el jugador, veterano de dos citas mundialistas.

El seleccionador ruso también espera un partido igualado frente a los ibéricos. “Será complicado para los dos equipos. Es la reedición de la final europea y tanto ellos como nosotros queremos el triunfo a toda costa. Creo que España parte como favorita, pero nosotros haremos todo lo posible para destronarla”, prometió Skorovich.

Pereverzev y sus compañeros de la defensa rusa desempeñarán un papel fundamental en esta empresa. A pesar de haber marcado ya un gol en el presente certamen, este internacional de 1,70 metros de estatura interpreta su rol en el equipo con sobriedad. “No siempre resulta sencillo mantener el equilibrio entre la defensa y el ataque, pero mi principal misión consiste en guardar las espaldas de mis compañeros y poner orden en nuestra retaguardia”, declaró el segundo jugador más joven del combinado ruso.

Al rubio internacional no le faltará trabajo contra España, que ya ha marcado 22 goles en lo que va de competición. Le preguntamos si dedicará especial atención a alguno de los jugadores españoles en concreto. “Creo que hay que estar pendientes de todos los integrantes del combinado español. Como bloque son extremadamente sólidos y peligrosos, así que no se trata solo de un único jugador”, responde Pereverzev.

Listos para hacer historia
El internacional ruso considera que el hecho de que su equipo, a diferencia del rival, aún no haya sido puesto realmente a prueba en el certamen puede conllevar un cierto riesgo. Mientras que la selección española ya se enfrentó a Irán, uno de los grandes del futsal mundial (2-2), en su primer partido, Rusia ha tenido adversarios relativamente asequibles hasta la fecha.

“Podría ser un problema pasar de jugar contra Islas Salomón y Guatemala a tener enfrente a España, pero conocemos muy bien a nuestro próximo rival y no se lo vamos a poner nada fácil”, concluye Pereverzev, que formó parte del combinado ruso que acabó cuarto en la edición mundialista de hace cuatro años.

Tal vez suene a tópico, pero, tras dialogar con Pereverzev y Skorovich, queda claro que los rusos tienen respeto por los vigentes campeones de Europa. Sin embargo, los componentes de la Sbornaja están decididos a acabar de una vez por todas con dos rachas: ganar a España por primera vez en 20 años y poner fin a la imbatibilidad del conjunto ibérico, que dura ya 117 partidos. Si el miércoles logran mantener su portería a cero una vez más, Pereverzev y compañía habrán recorrido una parte importante del camino.