Las estrellas también lloran
© Getty Images

Falcão llora... Acaba de marcar el tercer gol de Brasil frente a Argentina, decisivo en su partido por los cuartos de final de la Copa Mundial de Futsal de la FIFA Tailandia 2012, y no puede disimular su llanto. “El día de hoy está entre los dos o tres momentos más felices de mi carrera. Por todo lo que me ha pasado, resultó muy especial y no pude contener las lágrimas”, reconoce el futbolista a FIFA.com tras el 3-2 sobre su clásico rival.

Y vaya si Falcão tienes razones para dejar brotar sus emociones. El astro brasileño llegó a Tailandia, su cuarto y último Mundial, llamado a ser una de las estrellas del torneo, sino la más brillante de todas. Sin embargo, tras jugar apenas tres minutos en el debut ante Japón, el ala de 35 años debió dejar el campo con una molestia en el gemelo de la pierna derecha. Una molestia que, durante varias horas, amenazó con poner rápidamente fin a su periplo por tierras tailandesas.

El sombrío panorama cambió en los días sucesivos, al comprobarse que su lesión era de un grado menor al imaginado, y que quizás estaría disponible para las semifinales si, claro está, Brasil alcanzaba dicha instancia. Pero su recuperación fue tan satisfactoria que el regreso se produjo con Panamá por octavos de final, partido en el cuál además anotó un gol.

Así se puso a tono para el trascendental duelo ante Argentina, aunque luego sucedió lo impensado: producto de la inflamación de un nervio, Falcão tuvo una parálisis facial que, si bien jamás puso en riesgo su participación, le provoca una lógica incomodidad. Incomodidad que no se notó en el parquet del Estadio Cubierto de Huamark, ya que el ala anotó dos de los tres goles que metieron a Brasil otra vez entre los cuatro mejores del mundo. Como para no llorar de alegría…

Un clásico, varias lecciones
El contexto futbolístico en el que marcó las dianas también engrandece la leyenda de Falcão, ya que por primera vez en el torneo Brasil estuvo detrás en el marcador, y por dos goles. “No me sorprende que haya salido un partido así contra Argentina, con ellos nunca hay un favorito. Haberle ganado así en un Mundial hace de esta una victoria especial”, confiesa.

Falcão anotó el 2-2 dos minutos después del descuento de Neto, y el 3-2 en el cierre del primer tiempo de la prórroga, ambos con sendos zurdazos. “Esta es una victoria que nos fortalece para lo que viene. Porque todo el mundo sabe que somos candidatos, y todos esperan que estemos en la final, pero nada es fácil. Por eso digo que lo que pasó hoy nos da confianza para llegar a la final”, dice el ala, ganador de la Bota de Oro adidas en Chinese Taipei 2004 y Brasil 2008.

Consultado sobre cuál fue el aspecto negativo del triunfo, Falcão no duda: “Nada. En un Mundial te vas a enfrentar a muchas situaciones, era normal que un día empezáramos perdiendo. Pero para salir campeón hay que aprender a convivir con todas ellas. Además de personalidad, esta selección mostró un poder ofensivo importante. Debemos quedarnos con eso”.

En el camino de Brasil a su sexta final en siete ediciones mundialistas aparece la sorprendente Colombia, a quien ya venció por 5-1 en el partido por el tercer puesto del clasificatorio de la Conmebol en abril de este año. “Honestamente, pensé que Ucrania iba a ser nuestro rival, pero Colombia ha hecho suficientes méritos para estar en semifinales. Tienen un estilo más libre de juego, aunque aquí ha defendido bien. Analizaremos sus vídeos, pero nosotros debemos apostar a lo nuestro”, aclara.

La conversación va llegando a su fin, y se nota el cansancio en la cara Falcão. Sin embargo, su rostro se ilumina cuándo se le recuerda cada ovación que lo acompañó en la noche de Bangkok. “Yo tengo una responsabilidad no solo con el futsal, sino con el deporte. Juego para mí, pero antes que nada para mi equipo y para el público. Siempre voy a hacer lo posible para que todos estén satisfechos. Pero hoy necesitaba un día especial, y eso fue lo que tuve. Por ello doy las gracias”.