Italia y Colombia, con la moral por las nubes
© Getty Images

Los partidos por el tercer puesto tienen fama de entretenidos, aunque también comportan una sensación de anticlímax para los equipos que los disputan. Cuando los jugadores se han pasado una competición entera soñando con el oro, pelear por el bronce difícilmente puede generar la misma inyección de adrenalina.

Italia y Colombia, sin embargo, sienten un entusiasmo evidente y genuino ante la oportunidad que se les ofrece de luchar por un lugar en el podio. En su caso, no lo ven como un premio de consolación por haberse perdido un partido en el que aspiraban a participar, sino como la posibilidad de coronar a lo grande una competición que ambos consideran un éxito rotundo.

Italia, al fin y al cabo, ya ha cumplido con las expectativas fijadas antes del certamen, y Colombia ha superado con creces las suyas. Los Cafeteros llegaron incluso a dar un susto a Brasil, aunque a la postre los doblegó tan poderoso rival. Su seleccionador, Arney Fonnegra, se ha referido con un orgullo plenamente justificado a la exhibición de sus hombres.

“Me decepcionó el resultado, pero me sentí muy satisfecho con la actuación de mis jugadores, que fueron capaces de ponerse a la altura del mejor equipo del mundo durante 20 minutos”, declaró. “No nos acompañó la suerte, pero prefiero destacar la estupenda reacción de los míos tras ceder tan pronto un gol”.

También Italia se entregó al máximo en la primera parte del partido contra España, aunque acabó registrando la derrota que muchos habían predicho. Pese a todo, el equipo encontró razones suficientes para sentirse satisfecho, como declaró su seleccionador, Roberto Mennichelli, a FIFA.com al término del partido.

“Hemos hecho grandes cosas en este Mundial de fútbol sala, y estoy muy contento con las actuaciones de mis jugadores”, explicó. “Lamentablemente, España y Brasil tienen ese plus de calidad que tiende a marcar diferencias. De hecho, yo pensaba que Rusia podría dar la campanada en esta ocasión, pero España resultó demasiado poderosa incluso para los rusos”.

Satisfechos con el juego
“En general, nos sentimos satisfechos con el juego que hemos desplegado aquí, y eso que todavía no se ha acabado para nosotros. Nos queda por jugar el partido por el tercer puesto, y créanme cuando les digo que ansiamos esa medalla de bronce. Regresar a casa con ella sería una gran gesta. Terminamos terceros en la Eurocopa, y volver a conseguirlo aquí, en un Mundial, supondría una hazaña mucho mayor”.

Mennichelli sabe, no obstante, que no tiene ni mucho menos el éxito garantizado contra unos colombianos que han dejado por el camino equipos sobresalientes. Los sudamericanos han construido su éxito sobre la brillantez del guardameta Juan Lozano y sobre un planteamiento absolutamente defensivo. El técnico italiano asegura que tiene claro lo que puede esperar de ellos.

“Tendremos delante un equipo muy compacto, que ha defendido extremadamente bien a lo largo de toda la competición”, afirmó. “Dicho esto, no debemos olvidar que también posee individualidades de gran talento”.

Fonnegra demostró que tenía razón al dejar que sus jugadores se expresaran libremente contra los brasileños, pues su propuesta condujo, si no a la victoria, al gol más extraordinario de las semifinales, obra de Jhonathan Toro. Al igual que se homólogo italiano, el seleccionador de Colombia no ve ningún problema en entusiasmar a sus hombres con la posibilidad de terminar terceros.

“¿Cómo voy a motivar a mis jugadores, que están tristes por la derrota? Pues les diré que el sol siempre sale al día siguiente”, manifestó. “Aunque la valoración de este torneo ya es positiva para nosotros, hay una gran diferencia entre terminar terceros y terminar cuartos”.

"Ahora que estamos tan cerca de una medalla, el objetivo será colgárnosla. Por supuesto, Italia es un equipo muy bueno, pero les diré a mis hombres que jueguen con total libertad, aparte de con la disciplina y seriedad que un partido por el tercer puesto requiere”.