Juanjo: "Significa una revancha"
© Getty Images

España acaba de derrotar a Italia 4-1 en las semifinales de la Copa Mundial de Futsal de la FIFA Tailandia 2012 y Juanjo, su arquero titular, sale del vestuario para atender a FIFA.com como si todavía estuviera dentro del campo juego: atento, concentrado y listo para anticipar cada movida del rival.

Su rostro denota la tranquilidad del deber cumplido, ya que la Roja estará por quinta vez consecutiva en la final de la máxima cita de la categoría y, al igual que cuatro años atrás, el rival será Brasil, su verdugo en 2008. “Indudablemente significa una revancha del Mundial pasado, la posibilidad de quitarnos esa espinita. Sabemos que es un gran equipo, pero esta selección está preparada para, cuanto menos, intentar ganarle”, dice con humildad.

Perfil de arquero ganador
En las palabras de Juanjo no hay falsa modestia, ya que el bajo perfil es otro de los rasgos distintivos de este ciezano de 27 años que debió esperar pacientemente su oportunidad para adueñarse el arco español. La razón: Luis Amado, su antecesor en el puesto, se despidió recientemente de la selección con dos títulos mundiales y un subcampeonato en su haber.

“Por supuesto que no es sencillo y que uno siente esa presión”, confiesa el portero, suplente de Amado en 2008. “Después de todo lo que Luis ganó y de cómo marcó el puesto de arquero en el futsal, yo sabía que debería convivir con las comparaciones, pero por suerte las cosa me están saliendo bien. ¡Y qué va, espero estar aquí mucho tiempo!”, lanza con una tímida sonrisa.

Ganarle a Brasil haría del título un logro más bonito aun.
Juanjo, arquero de España.

Más allá de su extraordinaria actuación ante Rusia por los cuartos de final, donde se erigió como la gran figura en la victoria por 3-2, Juanjo es lo que suele llamarse un arquero de equipo grande: le llegan poco pero responde siempre, y hasta los rivales reconocen esa virtud. “No puedo tomar todo el crédito, también tiene que ver lo hacen mis compañeros. Pero cualquier elogrio personal te sube la moral y te anima a seguir creciendo. Se siente bien”, admite el 12, un número que le cae bien y no piensa cambiar.

Entre méritos, análisis y deseos
La muy sólida actuación de España en su respectiva semifinal no le sorprende Juanjo. “¿Por qué habría de hacerlo?”, se pregunta. “Esta selección siempre da la cara en los partidos importantes… Quizás con Irán no jugamos en nuestro mejor nivel, pero sí lo hicimos contra Rusia e Italia. El que haya visto al equipo en los últimos 10 años sabe que hemos estado en todas las finales, y además respetando nuestra identidad”.

Para el arquero, una de las claves es la mentalidad del grupo. “Jugar siempre con la presión de ser candidatos es como un lastre, porque tú no puedes fallar y cada vez son más los rivales que puedan ganarte. No es fácil mantenerse, pero aquí nos tienen, otra vez en una instancia decisiva”, exclama Juanjo, quién debutó con el combinado absoluto en 2006.

Puesto a analizar más en detalle el mano a mano con Brasil, el número 12 no anda con vueltas. “Ellos tienen mucha pegada y mucho gol, pero creo que nosotros estamos mejor físicamente y llegamos con más en ritmo, ya que venimos de enfrentar a otros dos candidatos al título”. De todas maneras no espera un partido abierto. “Me encantaría, pero posiblemente salga muy igualado por el respeto que nos tenemos”, aclara.

La posibilidad de tener el máximo trofeo en sus manos, como no podía ser de otra manera, entusiasma sobremanera a Juanjo. “Es mi gran sueño, sobre todo luego de no haber jugado en 2004 y de haber perdido la final de 2008”. Sin embargo, su obvio deseo tiene una fuente extra de motivación. “Ganarle a Brasil”, empieza a despedirse. “Eso haría del título un logro más bonito aún”.