Quinta sinfonía de Brasil
© Getty Images

Fue estruendosa, colorida, vibrante y dramática. La final de la Copa Mundial de Futsal de la FIFA 2012, que del 1 al 18 de noviembre se escenificó en Tailandia, tuvo todo lo que cabe esperar de una cumbre mundialista, esta vez escenificada en Bangkok y Nakhon Ratchasima.

En el Estadio Cubierto de Huamark, en Bangkok, Brasil se coronó campeón mundial de futsal por quinta vez en la historia, al superar por 3-2 a su eterno rival, España, en un episodio de alta entrega y vaivenes en el marcador.

En la reedición de la final de 2008, que el conjunto sudamericano también se adjudicó, las dos selecciones ofrecieron un espectáculo formidable. Sólo el gol de Neto, que luego sería distinguido con el Balón de Oro adidas al mejor jugador del torneo, inclinó la balanza de la contienda a favor de la Seleção en el último suspiro de la prórroga.

Sorato: "Una final de ensueño"
"Ha sido una final de ensueño, en la que ha quedado patente que en el fútbol sala hay que tener fe hasta el final", declaró el seleccionador brasileño Marcos Sorato en el epílogo de la séptima victoria de su equipo en Tailandia 2012. Después de despachar en la fase de grupos a Japón, Portugal y Libia, los Auriverdes endosaron una sonora goleada a Panamá en octavos de final, y superaron por la mínima a Argentina en cuartos. En la penúltima etapa se desembarazaron del otro contendiente sudamericano que había quedado entre los cuatro mejores, Colombia.

El recorrido de España hasta la cima fue bastante más pedregoso. En su estreno en la competición contra uno de los colosos asiáticos, Irán, la Roja no pudo pasar del empate. Pero fue creciéndose partido a partido, superando con claridad a Panamá, Marruecos y Tailandia. En su duelo con Rusia en cuartos, los ibéricos ratificaron su rango de mandamás europeo.

Tras su éxito en semifinales contra Italia y la amarga derrota contra Brasil, la bicampeona del mundo tuvo que contentarse por tercera vez con la medalla de plata, como ya sucediera en 1996 y 2008. La reacción pospartido de su seleccionador, Venancio López, fue sobria: "Podríamos haber obtenido un resultado mejor, pero el deporte es así. Mis jugadores lo han dado todo y les doy las gracias por ello".

Italia completó el podio
Con la medalla de bronce, Italia completó el reencuentro de viejos conocidos sobre el podio. Venció en el partido por el tercer puesto al equipo revelación del campeonato, Colombia, y volvió a formar parte del trío de cabeza por tercera vez consecutiva.

Los italianos declararon muy pronto sus intenciones de llegar lejos en el certamen. En su apertura del telón, arrollaron a Australia. Luego superaron por la mínima a Argentina, que tras su triunfo en la competición preliminar sudamericana se prefiguraba tan sólida como la Nazionale. Tras someter a México en el cierre de la liguilla, Italia fue uno de los tres equipos que saldaron la primera fase con nueve puntos.

La Squadra Azzurra despachó a Egipto en octavos, y en cuartos a Portugal, en la prórroga, después de que los lusitanos se fueran al descanso con tres goles de ventaja. Pero en semifinales se topó con España, su verdugo en el certamen, como ya lo había sido en la Copa Mundial de hace cuatro años y en el Campeonato Europeo celebrado en febrero de 2012. El equipo en torno al portero Stefano Mammarella, elegido mejor guardameta del campeonato, se despidió con un buen sabor de boca al prevalecer sobre Colombia en el partido por el tercer puesto.

Colombia, una grata sorpresa
A pesar de esa postrera derrota contra los Azzurri, los Cafeteros causaron sensación en Tailandia. Nadie se imaginaba que esta debutante mundialista quedaría entre los cuatro mejores. Pero el conjunto del seleccionador Arney Fonnegra fue adquiriendo prestancia con el paso de los partidos después de haber empezado con muy mal pie contra Guatemala. La abultada renta que cosechó en su enfrentamiento con las Islas Salomón le sirvió para afianzar su estilo de juego, y a partir de entonces se concentró en consolidar su sistema defensivo.

En octavos de final se deshizo de Irán, decacampeón asiático, y en cuartos tumbó a Ucrania, lo que le valió una cita con Brasil en semifinales. En el penúltimo choque, los Cafeteros hincaron la rodilla pese a oponer una recia resistencia ante los Auriverdes. Al final tuvieron que conformarse con la cuarta plaza, que no deja de ser un excelente desempeño.

Destino dispar de los debutantes
La suerte que corrieron los otros cinco debutantes mundialistas fue muy diversa. Marruecos y México tuvieron que hacer las maletas al término de la fase de grupos, incapaces de superar los enormes desafíos a los que se enfrentaron en los Grupos B (España, Irán y Panamá) y D (Italia, Argentina y Australia) respectivamente. Kuwait tampoco sobrevivió a la liguilla: su único triunfo sobre Egipto no bastó para cruzar a la siguiente ronda, pero sí le permite al equipo del Golfo mirar al futuro con optimismo.

Panamá y Serbia, en cambio, impresionaron en su primera actuación en la cita global. Mientras los centroamericanos se clasificaron para octavos como uno de los mejores terceros de grupo para caer allí ante el poderoso Brasil, los serbios deslumbraron en la fase inicial.

Serbia quedó primera de su grupo por encima de escuadras tan reputadas como República Checa y Egipto. En octavos, sin embargo, el conjunto de Aca Kovacevic echó de menos la necesaria experiencia y no pudo salvar el escollo de Argentina.

Entusiasmo y progreso
Otra selección que despertó euforia entre sus seguidores fue Tailandia. El cuadro local se lanzó con desparpajo al ataque y alcanzó la ronda eliminatoria con el aliento de su fervorosa hinchada, que espoleó a los héroes locales hasta la victoria sobre Costa Rica pero no pudo impedir sus derrotas ante Ucrania y Paraguay. En octavos de final, la anfitriona sucumbió ante España.

Otra mención positiva reclama el campeón oceánico, Islas Salomón. Después de salir de la Copa Mundial de 2008 por la puerta de atrás y sin ningún punto en su cuenta, los salomonenses dieron la que acaso haya sido la mayor campanada del certamen al ganar en su último partido de grupo a Guatemala, que de esa manera vio frustradas sus aspiraciones de cruzar a octavos.

También Australia se llevó una alegría en esta edición. Al ganar al principiante México, los Futsalroos festejaron apenas su tercer triunfo en su sexta comparecencia en la prueba reina de futsal.

De la ambición a la decepción
Irán se había hecho grandes ilusiones de alcanzar los octavos tras debutar con un empate frente a España. Pero los apuros que pasaron para dejar atrás a Marruecos y Panamá hicieron sospechar que no se contaban entre los favoritos al título. Su caída ante Colombia en el primer choque eliminatorio confirmó esos presagios.

El campeón asiático, Japón, abandonó asimismo de manera prematura la competición tras sucumbir en octavos de final ante Ucrania. Y seguro que Rusia también apuntaba más alto, pero en cuartos tuvo que ceder el paso a su bestia negra europea, España. Otra potencia del Viejo Continente, Portugal, plegó velas en cuartos.

Dentro de cuatro años volverán a congregarse las 24 mejores selecciones de fútbol sala del planeta para disputar la VIII Copa Mundial de Futsal de la FIFA. Seis naciones (Francia, Irán, Colombia, Puerto Rico, España y República Checa) ya han anunciado su interés por organizar la fase final. La FIFA decidirá quién es la afortunada en marzo de 2013.

Ganadores y perdedores de la Copa Mundial de Futsal 2012 procurarán volver a encandilar a la afición y a hacer realidad sus sueños en la prueba reina de 2016. Nadie sabe a ciencia cierta quién acabará llevándose la palma, pero una cosa es segura: FIFA.com estará de nuevo al pie del cañón para transmitirte todos los detalles del certamen.

Selecciones participantes:
Argentina, Australia, Brasil, Colombia, Costa Rica, Egipto, España, Guatemala, Islas Salomón, Italia, Irán, Japón, Kuwait, Libia, Marruecos, México, Panamá, Paraguay, Portugal, República Checa, Rusia, Serbia, Ucrania.

Posiciones finales:
1. Brasil (Oro)
2. España (Plata)
3. Italia (Bronce)
4. Colombia

Premios individuales:
Balón de oro adidas – Neto (BRA)
Balón de plata adidas  – Kike (ESP)
Balón de bronce adidas  – Ricardinho (POR)
Bota de oro adidas – Eder Lima (RUS)
Bota de plata adidas – Rodolfo Fortino (ITA)
Bota de bronce adidas  – Fernandinho (BRA)
Guante de oro adidas – Stefano Mammarella (ITA)

Premio Fair Play: Argentina

Estadios y sedes:
Estadio Cubierto de Huamark, Estadio de Nimibutr Stadium (ambos en Bangkok), Korat Chatchai (en Nakhon Ratchasima)

Goles: 349 (media: 6,71 goles por partido)

Asistencia: 160.932
Asistencia media: 3.094