En el momento quedó eliminado de la Copa Mundial de Fútsal de la FIFA Colombia 2016, Falcão dejó atrás al jugador de la selección brasileña y dio paso a la leyenda del fútsal mundial.

Las frías estadísticas dirán que Falcão ganó dos títulos mundiales, dos Balones de Oro adidas y una Bota de Oro adidas; también que es el único futbolista en jugar cinco Mundiales, una competencia que lo tiene como el máximo artillero histórica y el jugador con más partidos disputados.

Pero esos números no podrán explicar lo que Falcão, con la camiseta de su país, significó para el crecimiento y difusión del fútsal, un deporte que hoy es conocido en el mundo entero.

Es por eso que el Presidente de la FIFA Gianni Infantino, antes de la final entre Rusia y Argentina, le entregó al astro brasileño un Reconocimiento al Mérito Deportivo, personificado en una réplica en miniatura del trofeo de la Copa Mundial de Fútsal de FIFA.

La ruidosa ovación que recibió del público presente en el Coliseo el Pueblo cerró de forma perfecta el círculo que el mismo Falcão abrió allá por Guatemala 2000. El fútsal estará por siempre agradecido.