Bruno Coelho fue uno de los últimos jugadores de Portugal en abandonar el vestuario tras el 2-5 con Argentina por las seminales de la Copa Mundial de Fútsal de la FIFA Colombia 2016. En su rostro había más resignación que tristeza, como si ya hubiera procesado en parte el traspié.

Quizás sea así porque, como confiesa a FIFA.com, siempre prefiere "estar un rato sólo para analizar qué pasó y qué se hizo mal, y entonces intentar corregirlo para el próximo partido".  

¿En qué se falló, entonces? "Deberíamos haber competido más, sobre todo durante el primer tiempo. Ellos llegaron muy rápido al 4-1 y a partir de ahí se hizo duro remontar el resultado", dice el ala de 29 años, haciendo referencia a ese minuto y 38 segundos en los cuáles su rival marcó tres goles y sacó una ventaja al postre decisiva.

"Y no es que no creamos oportunidades", continúa el número 3, máximo asistente de su selección con seis pases gol en los últimos cinco partido. "El problema fue que no las concretamos. Con el correr del tiempo nos ganó la ansiedad y esto tampoco ayudó".

Bruno Coelho admite que le gustaría "volver a jugar la semifinal ahora mismo", pero se niega a opinar sobre si lo ganó uno o lo perdió el otro. "Es cierto que cometimos errores y los pagamos caros, pero no le voy a quitar ni un mérito a Argentina. Si están en la final es porque lo merecen. Trabajaron para eso y los felicito".

Con el podio en la mira
¿Y ahora? "Ahora hay que levantar la cabeza porque tenemos un duelo tan importante como difícil por el tercer lugar", alerta Coelho, ganador de cuatro títulos con el Benfica en los últimos dos años. "Está claro que no es lo mismo ser tercero que cuarto. No es lo mismo irte a casa con una medalla que con una mención de que jugaste el Mundial",

En lo personal, Bruno Coelho intentará recargar sus baterías hablando por teléfono con su esposa y viendo en la pantalla de su móvil a su hijo de 14 meses, quién por ahora "da más saltos por ahí que patadas al balón".

En lo grupal, reconoce que "no será fácil levantar el ánimo del plantel", pero no busca excusas. "Somos adultos, profesionales y sabemos qué queremos después de caer con Argentina. El único lugar del podio disponible ahora es al tercero, y haremos todo lo que esté a nuestro alcance para subirnos allí", avisa el ala de un 1,72 metros de altura, quien acumula 72 partidos con la selección desde su debut en 2010.

Bruno Coelho siente que el balance final dependerá del resultado ante la misma Irán que eliminó a Brasil y tuvo contra las cuerdas a Rusia en la otra semifinal, pero entiende que la actuación del equipo en Colombia 2016 ya ha dejado un salod favorable.

"No sólo hay cuestiones positivas en lo deportivo, sino que grupo está más fuerte. Lo único que lamento en este momento es tener que esperar otro cuatro años para volver a probarnos en esta competición".