En el marco del Programa de Legado de la Copa Mundial de Fútsal de la FIFA Colombia 2016, se realizó entre el 12 y 16 de septiembre en Cali un Curso de Entrenadores de Fútsal, organizado conjuntamente por el Departamento de Desarollo Técnico de la FIFA y la Federación Colombiana de Fútbol.

El Instructor FIFA fue el brasileño Paulo Cesar de De Oliveira, más como conocido como PC Olivera, el mismo que condujo a Brasil a ganar el título como local en 2008. Del seminario participaron 38 directores técnicos y asistentes, 26 de clubes que participan de la Liga Argos de Colombia y 12 de los seis países sudamericanos que no se clasificaron al Mundial.

"FIFA ha hecho cuatro cursos de fútsal, uno de gestión deportiva, uno de base, uno de árbitros y este de alto nivel para entrenadores", dice Oliveira a FIFA.com. "Además de desarrollar el fútsal, el objetivo es que los entrenadores sean mensajeros y lo lleven a sus clubes, ciudades, regiones, provincias o países".

La construcción del mensaje
Lo importante, recalca Oliveira, es cómo construir ese mensaje: "FIFA propone un pensamiento sistémico porque la construcción del aprendizaje es colectivo. De ahí que, además de lo técnico, táctico y del material didáctico, FIFA busque respetar estilo e historia de cada país o cada región. Hoy son aspectos innegociables".

El curso contó de cuatro sesiones teóricas y prácticas. "Establecimos compartimientos colectivos para los seis momentos de un partido -defensa, transición ofensiva, ataque, transición defensiva, juego con el portero y estrategia-. Y compartimientos individuales por posición. Al final, cada entrenador debe elegir su sistema, respetando las limitaciones de lugar, estructura y jugadores".

Oliveira considera "muy enriquecedor" efectuar un seminario así durante el Mundial. "Ir a ver partidos de este nivel permite repasar cuestiones teóricas y prácticas, pero también convivir con situaciones que exceden a la planificación de curso, y que luego se discuten"

Un caso local
Geovanny Escobar está de acuerdo. A los 36 años, Escobar es el técnico del Real Antioquia, último campeón de la Liga Argos, un torneo de 20 equipos que crece día a día. "Un curso así en medio del Mundial es demasiado bueno. En Colombia somos muy empíricos para trabajar, por lo que observar los contenidos en un partido como Italia contra Guatemala, por ejemplo, los vuelve prácticos. Nada mejor para grabarlos en la retina".

El ex ala, que dejó de jugar un año atrás, amplía. "Aquí creemos que tenemos una forma de trabajar adaptada a nivel mundial, pero estamos errados. Estos cursos ayudan a organizar las ideas y ver detalles que no tenemos en cuenta. Es como mirara al fútsal desde otro punto de vista".

¿Un ejemplo? "La necesidad de sistematizar el juego para hacerlo más productivo, como España", dice Escobar. "El futbolista en Colombia juega muy fácil, es cómodo. Hay que trabajar en la responsabilidad compartida de nuestros jugadores".

Dada la cantidad de entrenadores colombianos entre los asistentes, Escobar aspira a que el curso "ayude al crecimiento del fútsal a nivel nacional". "Sería ideal hacer más competitivos a nuestros jugadores. Aquí hay mucho talento que nosotros, como técnicos, no hemos sabido explotar".

A otro nivel
El uruguayo Jorge Seré destacó como arquero de Nacional de Uruguay, donde ganó una Copa Libertadores de América, una Copa Intercontinental y un Campeonato Uruguayo. Desde 2004 es entrenador de fútsal y, en la actualidad, conduce a la selección femenina de su país.

"Este curso tiene un nivel más alto de lo que yo puedo aplicar en el fútsal femenino", dice el técnico de 55 años. "Tras incorporar los conceptos, tengo que ver qué y cómo puedo transferir en un lugar donde las condiciones de trabajo son limitadas o casi imposibles de implementar".

¿Un caso? "Para armar una selección tengo 20 prácticas con chicas que estuvieron 9 o 10 meses sin jugar. Así es difícil".

"Lo maravilloso del curso es cómo te abre la cabeza'", continúa. "Es importante que un instructor de la talla de PC recalque que lo que él dice no es absoluto, sino sus puntos de vista. Sobre todo para mí, que necesito agregarle algo mío a todo a lo que amerita ser copiado".

Por su pasado, Seré puso especial atención en los arqueros, tanto en el curso como en los partidos que presenció en Cali. "Usar o no arquero jugador depende de las individuales. Sí comprobé que el déficit en Uruguay, en hombres o mujeres, es el saque. Lo buenos que es más fácil de trabajar".

Oliveira se queda con la última palabra. "Este curso apunta a crear un modelo sudamericano de trabajo, pero respetando las particularidades. Para desarrollarlo es clave el intercambio de ideas, y ese intercambio no puede ser cada cuatro años. Debemos afianzar este camino".