El camino a Colombia
Rusia partía como favorita y no defraudó, ya que fue líder de grupo en la ronda principal de la competición preliminar europea con pleno de puntos, tres victorias en tres encuentros. La primera contra Finlandia (3-0), la segunda, algo más apurada, frente a Serbia (1-2), y la última apabullante ante Turquía (7-1). Con tan sólo dos goles en contra, la defensa rusa fue, junto con la española, la más sólida de la fase de grupos. A continuación, los hombres de Sergei Skorovich dejaron bien clara su autoridad en la ida de la serie de repesca con un contundente 1-4 con Bielorrusia que prácticamente les abrió de par en par las puertas de Colombia, al que siguió un empate 2-2 en el partido de vuelta.

Las claves del equipo
Rusia viajará a Colombia con argumentos de peso: una zaga de primera, grandes individualidades en punta, como Eder Lima (Bota de Oro adidas en Tailandia 2012 y máximo artillero de la Eurocopa de Fútbol Sala 2014), y un colectivo bien rodado. Y por si eso no fuera suficiente, cuenta además con una lista de suplentes de altos vuelos y una dilatada experiencia en las grandes citas, en la que destaca su medalla de plata en la Eurocopa de Fútbol Sala de 2016.

Antecedentes en la Copa Mundial de Fútsal de la FIFA
Rusia es una asidua de la Copa Mundial de Fútsal de la FIFA. De hecho, sólo se ha perdido dos de las siete ediciones celebradas hasta la fecha: Países Bajos 1989 y Chinese Taipei 2004. Asimismo, acostumbra a quedar entre los mejores, con dos cuartas plazas, en Brasil 2008 y Guatemala 2000, y un tercer puesto, en España 1996. Sólo cuatro selecciones han disputado más partidos que Rusia en la Copa Mundial. Uno de sus partidos mundialistas, contra Islas Salomón en Tailandia 2012, traerá buenos recuerdos a Eder Lima, que en aquella ocasión anotó nada menos que siete dianas. Los rusos regresan de nuevo a la Copa Mundial con el objetivo de superarse a sí mismos e ir un paso más allá.