El camino a Colombia
La selección iraní de fútbol sala volvió a demostrar que es la más potente de Asia adjudicándose su 11º título continental en Uzbekistán 2016 y clasificándose para su séptima Copa Mundial de Futsal de la FIFA seguida. En la primera fase del pasado Campeonato de Asia de Fútbol Sala, Irán arrolló a Jordania (6-0), China (7-0) e Irak (13-2). En cuartos de final, los persas continuaron con su recital ofensivo goleando a Kirguistán (7-0). De esa forma, sellaron cómodamente su pasaporte a Colombia 2016, antes de vapulear en semifinales a Vietnam (13-1). Más guerra les dio en la final el país anfitrión, al que vencieron por 2-1 para encadenar un pleno de 6 triunfos en sus 6 partidos.    

Las claves del equipo
La selección iraní exhibió una pegada ofensiva impresionante en el Campeonato de Asia, con 48 goles en 6 encuentros. Y en la otra punta de la cancha, solamente encajó 4 tantos, por lo que ostentó la mejor defensa y el mejor ataque del certamen. Su seleccionador, Mohammad Nazemalsharie, pudo contar con numerosos jugadores experimentados que habían disputado la Copa Mundial de Futsal de la FIFA Tailandia 2012, como Hossein Tayyebi (autor de 11 goles) y Ali Asghar Hassanzadeh. Entre los jóvenes que más se lucieron, cabe destacar a Mahdi Javid y Farhad Tavakoli.

Antecedentes en la Copa Mundial de Futsal de la FIFA
Tras haberse perdido la primera edición, la de Países Bajos 1989, Irán disputó seis Mundiales de Futsal consecutivos. En Hong Kong 1992, incluso, llegó a semifinales y ocupó la 4ª plaza. Sin embargo, no logró superar la fase de grupos en las ediciones de 1996, 2000 y 2004. En Brasil 2008 alcanzó la segunda fase y acarició las semifinales, mientras que en Tailandia 2012 cayó en octavos de final ante Colombia (1-2).