El camino a Colombia
Tras haber quedado encuadrada en el mismo grupo de la Copa Africana de Naciones de Fútsal que las dos últimas campeonas de África (Egipto y Libia), Marruecos sabía que le iba a costar lo suyo si quería obtener uno de los tres billetes a Colombia disponibles, pues para ello necesitaba primero salir airosa de la fase de grupos (y sólo pasaban dos). Pero sorprendentemente, los Leones del Atlas fueron la primera selección en asegurarse su pase a semifinales, tras vencer a Angola y a Libia en sus dos primeros partidos. Así, pudieron permitirse el lujo de perder ante Egipto en su último encuentro de la liguilla. Los marroquíes sellaron su pasaporte mundialista con un cómodo 4-1 en semifinales sobre Mozambique, y pusieron la guinda al pastel venciendo a Egipto en la final (3-2), lo que les dio su primer título continental.

Las claves del equipo
A la vista de su balance final, no sorprende tanto que los Leones del Atlas se proclamasen campeones de África por primera vez en su historia. Los norteafricanos no sólo encajaron menos goles en total que cualquier otra de las selecciones semifinalistas, sino que también obtuvieron una cosecha considerable de 17 goles a favor. Atrás, el seleccionador de Marruecos, Hicham Dguig, puede contar con las heroicas paradas de Rabie Zaari, mientras que arriba, Adil Habil contribuyó enormemente al triunfo de su equipo. El capitán marcó 4 tantos, incluido el trascendental y tardío gol de la victoria contra Egipto en la final.

Antecedentes en la Copa Mundial de Fútsal de la FIFA
Para los flamantes campeones de África marroquíes, Colombia 2016 supondrá su segunda participación en un Mundial de fútbol sala. Tras quedarse cerca de clasificarse en 2004 y 2008 –en ambas ocasiones cayeron en las semifinales de la competición continental–, los norteafricanos lograron por fin reservar su billete para la cita mundialista derrotando a Mozambique en la última ronda clasificatoria para Tailandia 2012. Su actuación en tierras tailandesas, no obstante, fue decepcionante, pues quedaron colistas de su grupo tras perder sus tres partidos contra España, Irán y Panamá.